Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El estudio de un fósil de ballena revela que parían en tierra

Imagen de archivo de un fósil de ballena. Foto: EFEtelecinco.es
El informe lo ha publicado la revista "PLoS".
Un equipo de científicos encabezado por el paleontólogo Philip Gingerich de la Universidad de Michigan encontró en Pakistán los fósiles de una hembra preñada y un macho de la misma especie, en 2000 y 2004 por un equipo de científicos. Este fue el primer descubrimiento de un esqueleto fetal de una ballena extinta en el grupo conocido como archaeoceti.
Gingerich dijo haber quedado perplejo por el conjunto de huesos de hembra adulta y feto que encontró.
"Cuando vi por primera vez los pequeños dientes pensé que se trababa de una ballena adulta pequeña, pero luego continuamos excavando y encontramos costillas que parecían demasiado grandes para ser parte del mismo esqueleto que aquellos dientes", añadió. "Al final me di cuenta de que habíamos encontrado una hembra con un feto".
El feto estaba colocado para un parto de cabeza, al igual que los mamíferos terrestres pero a diferencia de las ballenas modernas, lo cual indica que aquellas todavía parían en tierra.
Además, la dentadura desarrollada del feto sugiere que recién nacidos podían arreglárselas por sí mismos en el comienzo de su vida.
Salían a tierra para aparearse y parir
Según Gingerich, los dientes de las ballenas adecuados para la captura e ingestión de peces, señalan que vivían en el mar y que probablemente salían a tierra sólo para aparearse y parir.
Tenían cuatro patas modificadas para la natación y aunque podían sustentar su peso sobre sus miembros parecidos a aletas, probablemente no podían trasladarse muy lejos en tierra.
"Claramente estas ballenas estaban vinculadas a la orilla", dijo Gingerich, "vivían donde el mar y la tierra se juntan e iban de uno a otra".     LA