Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los traders de energía europeos lamentan la "inesperada" y "perjudicial" intervención de la subasta

Piden una reforma del mercado y advierten de que la suspensión genera riesgos regulatorios y subidas de precios finales
La Federación Europea de Traders de Energía (EFET) advierte de que la "insperada" suspensión de la subasta eléctrica tras la "perjudicial" intervención" en el mercado no hace sino elevar los riesgos regulatorios y, con ello, los precios finales.
"La incertidumbre regulatoria, como el caso de la inesperada cancelación de la subasta Cesur, desincentiva la participación en el mercado y crea un riesgo regulatorio adicional que se incorpora en los precios y que soportan los consumidores finales", afirma en un comunicado la federación.
Al pronunciarse acerca de esta "perjudicial intervención sobre el funcionamiento normal del mercado mayorista de electricidad en España durante el mes de diciembre", EFET reclama "estabilidad" y alude a "la importancia de la libre formación de precios y de un correcto diseño del mercado mayorista de electricidad en España".
Para la federación de 'traders', resulta necesario que "todos los gobiernos y reguladores respeten ciertos principios básicos del Mercado Interior de Energía", entre los que cita cuatro.
El primero es la libre competencia y eliminación gradual de precios regulados. En este sentido, EFET apoya el llamamiento de la Comisión Europea a implantar mecanismos de concurrencia que permitan la negociación de la energía de forma "abierta, transparente y sostenible, sin intervenciones políticas para fijar los precios".
Dentro de este principio, la federación exceptúa los casos concretos de consumidores domésticos en los que haya escasez de combustible o exclusión social. Además, anima al regulador a que "siga fortaleciendo su función de supervisión independiente".
El segundo principio es el de que el mercado mayorista es la base para la formación de precios. "El Gobierno de España y el regulador nacional, la CNMC, deben trabajar en una reforma del diseño del mercado mayorista de electricidad en España con el objetivo de mejorar su profundidad y liquidez", afirma.
El tercero consiste en la convergencia hacia el modelo europeo del mercado mayorista de electricidad. EFET "anima al Gobierno para que asegure que los nuevos procedimientos de contratación que se establezcan sean consistentes con los principios del Mercado Interior de la Energía, eliminando cualquier duda sobre la validez de los precios que resulten del mercado mayorista y evitando la intervención directa sobre los precios", señala.
Por último, alude al principio de la "estabilidad regulatoria" y reclama "un marco regulatorio estable y predecible como requisito para que un mercado funcione de manera correcta". "Los reguladores deben asegurar la libre concurrencia e investigar las actividades en el mercado de manera precisa", afirma.
DAÑO A EMPRESAS.
En el comunicado, EFET indica que el precio establecido por el Gobierno tras su "intervención" del mercado "dista mucho de los precios registrados" en el mercado, pese a estar referenciado a las cotizaciones del mercado.
La decisión, continúa, "ha dañado a un conjunto de empresas que operan de forma habitual en el mercado y que aplican sus mejores prácticas de gestión de riesgo".