Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La experiencia de la escuela rural

Basta que haya cuatro niños para que la Comunidad de la Mancha abra una escuela en un pueblo. Esa ratio varía según comunidades. Las escuelas rurales agrupan niños de todas las edades en una misma clase. Los profesores tienen el reto de adaptar las materias que imparten por niveles asumiendo la labor de hombre orquesta para atender las necesidades específicas de cada alumno. Algo complicado en un mismo aula pero a la vez posible por el corto número de niños, que facilita una atención personalizada. El trato además en este entorno supera el de maestro-alumno.
El colegio que visitamos está en la Alcarria, es La Ventosa, provincia de Cuenca. El profesor allí nos cuenta que los niños lo consideran casi como un padre y que acuden a clase con la misma naturalidad con la que entran y salen de casa. En esta escuela hay siete niños de siete a tres años y más de la mitad son hermanos.
El progreso ha llegado también a estos pequeños centros educativos. Pero los niños entran lentamente en él. Escuchan hablar de Internet pero aún es una realidad que les resulta muy lejana. En medio del campo los niños siguen siendo niños, siguen jugando al aire libre, tirando la pelota y subiéndose a los árboles. Y como dice Jose Javier Castro, el maestro de la escuela, esto para estos niños sigue siendo todavía más atractivo que la tele o Internet, como ocurre en las ciudades.
Están tan inmersos en su realidad rural que muchos no conocían hasta hace poco el autobús. El colegio los llevó a Cuenca y para la mayoría subir en bus se convirtió en una auténtica experiencia del viaje. Sin embargo frente a esa realidad está la de otros niños que siendo también de pueblos muy pequeños sí traspasan a diario sus fronteras, precisamente para ir al colegio porque son los únicos niños de su pueblo y allí no tienen escuela. Una ruta les trae y les lleva a diario.
Todos desean asistir a clase porque es el lugar en el que se socializan y aprenden. El profesorado del entorno rural recibe también una formación especial. Asisten a cursos de formación que luego aplican en las aulas. Organizan excursiones al aire libre para explicar a sus alumnos la vegetación, la fauna y la flora del entorno natural en el que viven. Y aunque dicen que el maestro rural es vocacional, muchos todavía se lamentan de sufrir una cierta soledad.
Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.