Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un experto recuerda que los ojos son el primer órgano en mostrar los síntomas de envejecimiento

Una alimentación saludable y la protección frente a los rayos UVA o la contaminación ambiental ayudan a alargar la juventud de la vista, recuerda el doctor Fernando Llovet, director médico de Clínica Baviera, quien destaca que los ojos son el primer órgano en mostrar los síntomas de envejecimiento.
Lo cierto es que todas las estructuras del ojo cambian con la edad: el cristalino se hace más rígido, se reduce la lubricación ocular, la córnea pierde sensibilidad o la pupila disminuye su tamaño.
Las primeras señales suelen aparecer a partir de los 40 años y tienen que ver con la pérdida de elasticidad del cristalino, "cuya degeneración celular es irreversible y provoca lo que conocemos como presbicia o vista cansada". Esta dolencia, que consiste en la imposibilidad de ver con nitidez de cerca, afecta a un 95% de la población mayor de 50 años.
Otra dolencia ocular bastante común ligada a la edad es la sequedad ocular o el síndrome del ojo seco que esta provocado por la alteración de la lágrima. En este caso la incidencia es superior en mujeres, ya que éstas están sujetas a mayores cambios hormonales. Otros problemas como la dificultad para la visión nocturna o la disminución de la agudeza visual, causadas por las cataratas, también tienen su origen en el paso de los años.
Llovet advierte de que, ante la imposibilidad de revertir determinados efectos del paso del tiempo, "lo importante es adoptar unas pautas básicas de prevención, con el fin de evitar que el envejecimiento del ojo se vea acentuado por determinados factores ambientales, como es el caso de los rayos UVA o la contaminación, responsables de estrés oxidativo".
En el caso de estos dos elementos exógenos, recomienda "proteger siempre los ojos con gafas de sol homologadas o evitar los ambientes contaminados". Además, también apunta la importancia de seguir "una dieta equilibrada rica en algunos antioxidantes fundamentales, como los carotenoides; ácidos grasos esenciales -Omega 3 y Omega 6-; o vitaminas A, C y B12".
Para asegurar el consumo de estos elementos "es importante que nuestra dieta incluya dos raciones de verdura y tres de fruta al día, pan integral y lácteos, aceites vegetales, frutos secos y pescados azules".
Por último, recuerda que es importante estar alerta para detectar problemas tales como: la dificultad para ver de cerca, adaptar la vista a una luz excesiva o la incapacidad para distinguir algunos colores. "Se trata de síntomas evidentes una baja visión provocada por el envejecimiento del ojo y un diagnóstico, control y tratamiento tempranos de los mismos evitará que afecten a la calidad de vida" explica.
Para ello, concluye, es recomendable "someterse a revisiones oftalmológicas periódicas, especialmente a partir de los 40 años, ya que con la edad el riesgo de padecer enfermedades oculares se incrementa de manera considerable".