Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Le extirpan un tumor cerebral que le provocó hipo constante durante tres años

Christopher Sands comenzó a padecer hipo constantemente en septiembre de 2006, aproximadamente una vez cada dos segundos. La extraña aflicción dejaba a este joven inglés con dificultades para hablar, comer, dormir y trabajar, pues hasta el momento era cantante. La solución a su problema ha llegado con una operación a vida o muerte en la que le extirparon un tumor cerebral. Éste era el causante de la anomalía.
En un primer momento, los médicos pensaron que se trataba de un reflujo de ácido causado por un problema en una válvula del estómago y no le dieron mayor importancia. Sin embargo, las incomodidades derivadas de esta aflicción no le dejaban comer, dormir, trabajar ni conducir.
En busca de una solución, Sands fue trasladado a Tokio, donde una resonancia magnética le diagnosticó un crecimiento de 1,2 cm en su tronco cerebral. Desde entonces, los médicos creyeron en la posibilidad de que la presión del tumor de crecimiento lento, que resultó ser benigno, afectara a su sistema nervioso, provocando el no detener el hipo.
A pesar de ser advertido de que el tumor era "prácticamente inviable", Sands voló inmediatamente a casa para prepararse para la cirugía. Fue sometido a la intervención el pasado septiembre, y por el momento se recupera bien.
"Cuando le dices a la gente que tienes hipo, se ríen, pero creo que no piensan en lo debilitante que es. En cierto modo, ha arruinado mi vida", aseguró Sands, cuyo caso recoge BBC.
"Hasta cuando me localizaron el tumor conservé la capacidad de reírme de mí mismo. Ese punto cómico me permitió ser feliz", indicó Sands. El buen humor le mantiene con fuerzas de cara a la recuperación, que puede durar más de 18 meses. Después de todo, dice, podrá volver a tocar junto a su banda. IM