Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La falta de liquidez resucita el reciclado

La escasez de monedas en el bolsillo agudiza el ingenio y obliga a la mayoría a olvidarse de modas o tendencias. Y junto a la ropa, los complementos también se reciclan. Si no hay arreglo posible, con algún apaño estarán como nuevos.
Los zapatos pasan de una temporada a otra sin descanso, después de un necesario 'lavado de cara'. Pero a veces, es imposible.
También reutilizamos los electrodomésticos hasta que la única opción es enviarlos con la chatarra. Obligamos a microondas, ordenadores o mandos a distancia a tener tantas vidas como los gatos, aunque para ello haya que pagar casi lo que costaría uno nuevo. Está claro: agotamos todas las posibilidades antes de lanzarnos a lo nuevo.
Sea porque las cosas antiguas tienen más solera o porque no nos queda otro remedio, la crisis está favoreciendo el mantenimiento de profesiones y oficios tradicionales.