Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos famosos británicos, detenidos por comerse una rata ante las cámaras

El chef Gino D'Acampo y el actor Stuart Manning, dos estrellas de la televisión británica, han sido acusados ante la justicia australiana de crueldad contra los animales, por cazar y comerse una rata silvestre, según los medios de comunicación australianos. Los cargos imputados se castigan en Australia con hasta tres años de cárcel.
En el programa "I am a Celebrity? Get me out of here" ("Soy famoso, sácame de aquí), que agrupa a los famosos y pone a prueba sus capacidades de supervivencia en el despiadado entorno del bosque australiano, D'Acampo y Manning formaban parte formaban parte de un grupo que fueron "exiliados" durante un período del programa.
En ese "exilio", según las reglas del concurso, estuvieron sometidos a sobrevivir con escasas raciones de arroz y frijoles. Para suplementar su dieta, D'Acampo relató como cazó, mató y cocinó una rata para comérsela.
Ambos narraron la cacería durante el rodaje del programa, que finalizó la semana pasada cerca de la localidad de Dungay, en el norte del estado de Nueva Gales del Sur.
La organización Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA) denunció los hechos en una comisaría de Murwillumbah. D'Acampo y Manning fueron detenidos, acusados formalmente y luego dejados en libertad, pero tienen que comparecer en los juzgados el próximo 3 de febrero para responder por los cargos
Un inspector de la RSPCA, inpector jefe David Oshannessy, señaló a la BBC que la rata fue objeto de trato cruel en el set del programa de televisión y que contravenía el código de Nuevo Gales del Sur, donde se filma. "La muerte de una rata para un espectáculo no es aceptable. Preocupa que esto se haya hecho solamente para las cámaras", alegó.
La sociedad de caridad envía a su personal a los lugares en los que animales están siendo utilizados para filmación o espectáculos en vivo, agregó Oshannessy, así que había estado en contacto con los productores del programa antes de se matara la rata.
Se supone que la producción debe llenar unos formularios que notifiquen a las organizaciones encargadas de velar por la protección de los animales. "No recibimos aviso alguno que este segmento iba a ocurrir y sucedió durante un día en que se suponía que no habría participación de animales, así que no teníamos a ninguno de nuestros funcionarios allí", expresó el inspector. Según él, las investigaciones continúan y la RSPCA no descarta presentar nuevas demandas contra la productora de televisión.