Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las favoritas debutan con victoria

Torres, Kakà y Rossi, figuras de la primera jornada. Fotos: AP/Reuterstelecinco.es
Sin sorpresas en la primera jornada. España, Brasil e Italia han cumplido con los pronósticos y han sumado los tres puntos en sus primeros partidos en tierras sudafricanas. El mejor juego hasta el momento ha sido el desplegado por la 'roja'. Brasil se ha apoyado en 'Kakà' e Italia en su capacidad para no rendirse.
El inicio de la Copa Confederaciones Sudáfrica'09 tuvo un arranque esperanzador de España, que se paseó ante la más que modesta Nueva Zelanda (5-0), y algo descorazonador para Sudáfrica, incapaz de superar a Irak (0-0).
En el encuentro inaugural hubo mucho público, prácticamente lleno, como estaba previsto para ver el debut de los 'Bafana Bafana', y ningún gol, y en el segundo pocos espectadores y un festival español que pudo ser mayor de haber pisado algo más el acelerador el combinado de Del Bosque.
Los campeones de Europa cumplieron con el guión marcado, al superar sin el más mínimo problema a los modestos reyes del fútbol oceánico -con permiso de Australia, que ahora juega en la zona de Asia-, que forman un modesto equipo que nada tiene que ver con el potente seleccionado de rugby.
No necesitó España más. Cumplió el trámite y aguarda ya el segundo encuentro ante Irak, que sorprendió a Sudáfrica en el primer encuentro del torneo.
Brasil e Italia comienzan sudando
Egipto y Estados Unidos, que irrumpieron como aparentes comparsas en el Grupo B de la Copa Confederaciones, amenazaron el orden establecido y el devenir alentado por la historia y pusieron en cuestión la autoridad de los favoritos, Brasil e Italia.
Los dos equipos con más gloria en el fútbol mundial fueron puestos en evidencia por dos rivales plagados de entusiasmo, de ansias de crecer.
A Brasil le salvó un penalti en el último minuto (4-3). El reciente fichaje del Real Madrid, Kaká, transformó el lanzamiento que supuso el triunfo del equipo de Dunga, cuando la cita estaba abocada al empate.
Brasil comparte el liderato del grupo con Italia, a la que iluminó la presencia de Giusseppe Rossi, centrocampista del Villarreal.
El campeón del mundo, obsesionado en ampararse en una generación en decadencia, advierte compromisos mayores en el resto del torneo. Se enfrenta a Egipto el jueves mientras Brasil se mide a Estados Unidos. Y completa la ronda contra el equipo de Dunga, el domingo.