Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio de la gasolina se mantiene en mínimos desde mediados de 2009, mientras el gasóleo sube un 0,97%

El precio del litro de gasolina se ha abaratado esta semana un 0,01%, para mantenerse en mínimos desde mediados de 2009, acumulando así una caída de más del 6% desde el inicio del año, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE) recogidos por Europa Press.
El litro de gasolina se mantiene así en los 1,069 euros y sigue rondando una barrera del euro que no pierde desde finales de mayo de 2009.
En lo que respecta al gasóleo, recuperó la senda alcista que había roto la pasada semana, tras dos semanas consecutivas de repuntes, y se ha situado a un precio medido de 0,928 euros el litro, tras haberse encarecido esta un 0,97%.
En lo que va de 2016, con respecto al último dato del Boletín Petrolero de la UE de diciembre del año pasado, el gasóleo acumula un descenso en su precio de más del 8%.
La ligera caída en el precio de la gasolina, frente a la subida del gasóleo, permite que la diferencia con el precio de ambos combustibles siga estrechándose, situándose en los 14 céntimos a favor de este último, frente a los más de 18,5 céntimos que llegó a alcanzar a principios de mes.
De esta manera, el llenado de un depósito medio de gasolina de 55 litros cuesta en la actualidad unos 58,82 euros, unos 7,78 euros más que en el caso de un vehículo de gasóleo.
Los carburantes cuestan en España menos que la media de la UE y la zona euro, donde el precio de venta al público del litro de gasolina se sitúa en 1,215 euros y en 1,236 euros, respectivamente. Por su parte, el litro de gasóleo cuesta 1,041 euros de media en la UE y 1,02 euros en la eurozona.
El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos ya los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.