Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Mi hermosa hija descansa en paz"

La madre de Jade ha estado a su lado en el momento de su muerte.telecinco.es
La lenta agonía de Jade Goody alimentó durante las últimas semanas a los tabloides e incluso a la prensa seria de este país, contagiada de ese fenómeno y que parecía no cansarse de publicar fotos de la joven con el cráneo calvo por culpa de la quimioterapia.
Goody, que quiso aprovechar hasta el máximo los pocos días que le quedaban de vida, según confesión propia, se casó el pasado 21 de febrero en un hotel del condado de Essex con Jack Tweed, un joven de 21 años que se encontraba en situación de libertad vigilada por agresión a un adolescente.
Por intervención personal del ministerio del Interior, el juez le concedió un permiso especial para que no tuviera que regresar a su casa materna como todas las noches en cumplimiento de su condena y pudiera pasar esa noche junto a su recién desposada.
El enlace de Goody con Jack Tweed tuvo lugar en un hotel de la localidad de Hatfield Heath, en Hertfordshire, al que se prohibió el acceso a fotógrafos y periodistas, salvo los de la revista del corazón 'Ok! y la emisora de televisión Living TV, medios a los que la novia vendió la exclusiva de su boda por 1,1 millones de euros.
La boda fue filmada como parte de un documental sobre la joven, que, según sus amigos, ayudará a concienciar a otras mujeres sobre la importancia de someterse a test capaces de diagnosticar ese tipo de cáncer.
Goody estipuló que el dinero obtenido con la exclusiva de su enlace y el bautismo propio y de sus hijos se destinase a la educación de sus hijos una vez que se quedasen huérfanos.
Antes de morir, Jade Goody dijo a quienes la rodeaban que deseaba que su funeral fuese una "celebración de su vida", como explicó su relaciones públicas, Max Clifford.
"Quiere que sea una gran celebración porque será su adiós definitivo a todos, agregó Clifford, que la calificó como "la primera estrella mundial de la telerrealidad".