Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un enfermo terminal cumple el deseo de ver a sus caballos una vez más antes de morir

Roberto González caballosInformativos Telecinco

Un veterano de guerra en Vietnam quería volver a ver a sus caballos en el hopital. Tras defender a su país y enfermar con una parálisis, el soldado dedicó toda su vida a entrenar a caballos en el estado de Texas. Ahora, al estar ingresado 10 meses por una infección, quería volver a verlos una vez más. 

En el Hospital Audie L. Murphy VA de San Antonio, en Texas, se vivió el pasado sábado un hecho muy emotivo por un ex soldado americano. En el centro se encuentra como paciente Roberto González, él tiene una enfermedad terminal y su único deseo era ver una vez más a sus caballos. Gracias a sus familiares se cumplió. 
Roberto González es un veterano de guerra y un ejemplo de superación. Todo comenzó en el año 1970, exactamente el día 21 de mayo, cuando fue disparado, al estar de servicio en Vietnam, provocándole una parálisis que ha sufrido durante 47 años. Después, lejos de rendirse, dedicó toda su vida a cuidar y entrenar a caballos hasta el punto de proclamarse el único entrenador discapacitado de caballos con licencia en el estado de Texas. 
El pasado sábado, cuando se cumplía el aniversario de aquel fatídico día en el que fue disparado y el inicio de su discapacidad, los equinos, Ringo y Sugar, fueron llevados por los familiares al hospital y cumplir el gran deseo de Roberto. El veterano, tumbado en una camilla en los exteriores del centro, abrió sus ojos cuando uno de los caballos lo acarició. Ahí se vivió, según la mujer, un momento de debilidad del ex soldado puesto que no pudo decir ninguna palabra, su cara de emoción lo decía todo
“Los caballos son su vida. Hemos criado y entrenando caballos por 30, 40 años” dijo su esposa Rosario. Roberto González ha sido hospitalizado durante 10 meses debido a una serie de complicaciones con las infecciones a su enfermedad. Aunque, eso sí, el paciente pudo disfrutar de un bello momento junto a sus caballos antes de volver a la habitación de la clínica.