Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ingesta de alimentos ricos en cobre es un modo "muy sano y natural" de prevenir las canas, según el CEDIC

La ingesta de alimentos ricos en cobre es una forma "muy sana y natural" de prevenir las canas, ya que ayudan a incrementar los niveles de melanina y colágeno en el cuerpo y son "esenciales" para producir el pigmento oscuro y aumentar su producción y ayuda a las personas a retrasar la aparición de las primeras canas, según el Centro Español de Información del Cobre (CEDIC).
El cobre es responsable del control de la producción de colágeno y melanina en el cuerpo, dos componentes clave para la salud del cabello, ya que el colágeno aporta resistencia y la melanina aporta color, lo que ayuda a la gente a mantener un cabello más fuerte y sano. Por ello, el CEDIC ha apuntado que la deficiencia de cobre en el organismo puede reducir la producción de melanina y acelerar la aparición de canas.
Así, el cobre está en una larga lista de alimentos básicos, aunque el contenido exacto de cobre en cada uno de ellos depende de cada alimento y de las formas en las que ha sido cultivado o elaborado. En general, las fuentes de cobre más ricas son el chocolate, las nueces, el marisco, el hígado, los cereales y las legumbres, aunque también se puede encontrare en patatas, guisantes, carne roja, champiñones y algunas frutas como el coco, la papaya, las uvas y las manzanas, han señalado.
De este modo, los doctores recomiendan el consumo diario en la dieta de las personas de 1 miligramo de cobre para adultos y 1,3 para mujeres embarazadas o lactantes. CEDIC ha destacado que es importante saber que el cuerpo regula la absorción de cobre y que éste no es oligoelemento PBT ni CMR. Además, una carencia de cobre en la dieta de las personas tiene muchos más riesgos que un exceso del mismo, espacialmente entre los niños y los ancianos, han indicado.