Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nueva interconexión eléctrica con Francia atraerá inversiones por 1.900 millones

La nueva interconexión eléctrica con Francia por el golfo de Vizcaya atraerá inversiones por 1.900 millones de euros e incluirá un proceso de información pública que comenzará a partir de septiembre, con el objetivo de que las obras puedan iniciarse en 2019, anunció en una nota de prensa Red Eléctrica de España (REE).
El operador de la red eléctrica explica que este periodo de alegaciones y consultas servirá para hacer partícipes de la nueva infraestructura a todos los grupos de interés relacionados con el proyecto, uno de los más importantes que llevará a cabo la Unión Europea en los próximos años.
El proceso se llevará a cabo siguiendo el procedimiento establecido en los reglamentos del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión Europea, y tras esta fase se prevé el inicio de las obras en 2019, con un plazo de ejecución de en torno a los cinco años.
La interconexión tendrá una longitud en su tramo submarino de 280 kilómetros. Réseau de Transport d'Electricité (RTE) y REE llevan más de dos años trabajando en los aspectos técnicos de la nueva interconexión, que funcionará en corriente continua y tendrá una potencia de 2.000 megavatios (MW).
La empresa española asegura que se ha puesto especial énfasis en la defensa de los aspectos medioambientales y de integración en el territorio.
SOCIEDAD CONJUNTA.
Los trabajos de la interconexión se están llevado a cabo a través de la sociedad conjunta Interconexión Eléctrica Francia-España (Inelfe), participada al 50 % por RTE y REE. Esta empresa ya realizó la interconexión con Francia a través de Cataluña, que entró en operación con 2.000 MW en corriente continua en octubre del 2015.
La interconexión por el golfo de Vizcaya está ya aprobada como Proyecto de Interés Común (PIC), sin que se haya fijado todavía el porcentaje de financiación de la Unión Europea al importe de las obras.
Ya están acordadas, tramitadas y aprobadas como Proyectos de Interés Común (PIC) otras dos interconexiones, por Navarra y Aragón, cuyos trazados definitivos están todavía en estudio.
APUESTA COMUNITARIA.
La apuesta de la Unión Europea por las interconexiones tiene como objetivo mejorar la garantía y seguridad de suministro, al incrementar las vías para un mayor flujo de energía entre los países miembros, así como abaratar los precios al aumentar los intercambios comerciales.
Una mayor integración de las energías renovables, el aumento de la eficiencia de los sistemas interconectados y una menor dependencia energética del exterior son otros de los beneficios de las interconexiones eléctricas.