Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACH alerta de que Centroamérica vivirá una crisis alimentaria este año por un hongo que afecta al café

Acción Contra el Hambre (ACH) ha alertado de que una plaga de roya, un hongo que afecta a los cultivos de café, va provocar una grave crisis alimentaria en Centroamérica y que este problema podría verse acentuado por los efectos de las sequías.
La plaga de roya ha afectado a más de las mitad de los cultivos de grano de café en Centroamérica, lo que ha causado que se reduzca notablemente la disponibilidad de trabajo en la recolección y disminuyan los ingresos familiares, según ACH.
Las familias rurales de esta región se suelen enfrentar todos los años a un periodo de estrés alimentario, que se conoce como 'hambre estacional' y se comprende entre la última cosecha de una temporada y la primera de la siguiente. Durante este tiempo, se reduce el acceso al mercado laboral y se agotan las reservas disponibles, según ha informado la organización.
La plaga de roya va a potenciar los efectos que están teniendo las sequías de los dos últimos años en cultivos de Centroamérica, principalmente en Guatemala y Honduras. "Una crisis alimentaria se expresa a través de un aumento significativo y prolongado de los focos de desnutrición infantil. La venta y agotamiento de los activos que constituyen el medio de vida de la familia, como pueden ser los animales, causa un daño irreversible en la economía familiar", ha declarado el director regional de ACH para Centroamérica, Alejandro Zurita.
"No queremos imaginar los efectos que pueden tener 'El Niño' o ¡La Niña' si reaparecen y causan un déficit de lluvias entre junio y agosto, como se prevé en los servicios meteorológicos. Se podría ver afectada la cosecha de maíz de primavera, ahondando así la crisis alimentaria", ha añadido.
TEMOR A LA CRISIS DE 2001-2002
No es la primera vez que la región se enfrenta a una amenaza de esta naturaleza, ya que en 2001 y 2002 se produjo una combinación similar que provocaron la muerte de centenares de niños.
"Estamos ante una situación y unas consecuencias predecibles. Tenemos tiempo para actuar y evitar que los niños de Centroamérica vean su vida y su futuro mermado, que son dos derechos básicos", ha comentado Zurita.
"Una medida de prevención efectiva sería apoyar a las familias con alimentos o dinero a partir de mayo. Así podrían cubrir sus necesidades alimentarias hasta la cosecha de maíz de septiembre", ha añadido. "De todos modos, la solución definitiva sigue pendiente, ya que requiere de grandes cambios económicos y políticos que acaben con la pobreza estructural, que lleva varios siglos enraizada en Centroamérica", ha concluido Zurita.