Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR, preocupada por la situación de los más de 6.000 refugiados que viven en Norte-Paso de Calais

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha expresado este viernes su preocupación por los más de 6.500 que viven en los campamentos de Calais y Grande-Synthe, ambos en la región Norte-Paso de Calais, ubicada en el norte de Francia, ya que los inmigrantes, ya en condiciones muy duras, se enfrentan ahora a los agravios del frío invierno.
En particular, ACNUR se ha referido en un comunicado a la situación de los cientos de niños, muchos de ellos viajando solos, que llegan a estos campamentos, necesitados tanto de refugio como de protección adecuada, algo que se ve seriamente limitado por la escasez de instalaciones para atender a este tipo de necesidades específicas.
"ACNUR está preocupada, concretamente, por las condiciones de vida de los niños y, en particular, los que llegan sin estar acompañados y separados", ha afirmado el portavoz de ACNUR William Spindler ante la prensa en Ginebra. "Agradeceríamos el establecimiento de zonas de recepción de emergencia adicionales", ha añadido.
Unas 4.000 personas malviven en el campamento conocido como 'La Jungla' de Calais con la esperanza de cruzar el Canal de la Mancha hacia Reino Unido, mientras otras 2.500 lo hacen en el campamento de Grande-Synthe, en el distrito de Dunkerque.
Spindler ha subrayado la urgente necesidad de explorar varias opciones para simplificar los procedimientos de protección para los niños, principalmente para aquellos con familiares en otros estados miembros de la Unión Europea.
No obstante, ha aplaudido los pasos que sí han dado las autoridades francesas para suministrar asistencia de emergencias a los refugiados e inmigrantes que viven en estos dos campamentos y para dirigirse a sus necesidades humanitarias.
Entre estas medidas a las que se refiere el portavoz de ACNUR están la decisión de establecer centros de acogida provisionales (CAP) en Calais, dirigidos por 'La Vie Active', y la de organizar la reubicación de refugiados voluntaria en centros de acogida y orientación (CAO) por todo el país. Estos centros proveen de recepción de emergencia para aquellos que estén dispuestos a hacer uso de ella, independientemente de si han o no han solicitado asilo.
Hasta primeros de febrero, más de 700 personas se albergaron en el CAP de Calais y 2.431 escogieron ir a uno de los 92 CAOs desde que arrancó esta iniciativa en octubre de 2015.
LA COORDINACIÓN, CLAVE
"Desde nuestro punto de vista, los refugiados e inmigrantes viviendo en Calais y Dunkerque podrían beneficiarse de una intensificada provisión de información y de asesoría legal", ha indicado Spindler. "En la situación actual, los residentes de 'la jungla' de Calais han recibido información mezclada, a veces incorrecta, de diferentes fuentes", ha añadido.
Sin embargo, "reforzar la coordinación entre todos los actores para la provisión de asistencia, así como para una correcta y objetiva información podría ser clave", ha añadido.
Asimismo, el portavoz de ACNUR ha resaltado que, en el mejor de los casos, la asistencia humanitaria es una intervención que alivia los peores sufrimientos. Fundamentalmente, aquellos que están preocupados necesitan información sobre sus opciones en Francia y a los que necesitan protección internacional, se les tiene que recomendar encarecidamente buscar asilo en el país.
"Tienen que ser informados de las posibles consecuencias en caso de que no lo hagan", ha indicado. "Otra medida importante podría ser asegurar las instalaciones de recepción adecuadas, así como el apoyo --incluyendo asistencia legal-- y el cuidado psicosocial", ha añadido.
Por último, Spindler ha insistido en la importancia de que existan provisiones legales para los que tienen familiares en otros estados miembros para permitirles la rápida reunificación familiar. En este sentido, la reciente decisión de un tribunal británico que decretó que tres menores no acompañados y separados y su hermano mayor deberían poder reunirse en Reino Unido mientras se consideraban sus peticiones de asilo es "un paso adelante" para conseguirlo.