Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI denuncia que el Ejército de Sudán del Sur asfixió a decenas de detenidos en un contenedor industrial

La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este jueves que las fuerzas gubernamentales de Sudán del Sur asfixiaron de forma intencionada a más de 60 personas en un contenedor industrial antes de tirar sus cuerpos en los alrededores de la ciudad de Leer, en el estado de Unidad.
La organización ha indicado en un comunicado que sus investigadores han visitado la iglesia católica de Comboni, donde tuvieron lugar los asesinatos en octubre de 2015, así como el lugar donde fueron arrojados los cadáveres, donde han encontrado restos de esqueletos.
"El arresto arbitrario, la tortura y la matanza en masa de estos detenidos es sólo una ilustración del desprecio total del Gobierno de Sudán del Sur por las leyes de la guerra", ha denunciado Lama Fakih, asesor de crisis de AI, quien ha recordado que se trata de crímenes de guerra.
Los investigadores han entrevistado a más de 40 testigos, incluidas 23 personas que han asegurado haber visto a los hombres y niños ser metidos a la fuerza en el contenedor y posteriormente la retirada de los cadáveres.
Los entrevistados han relatado que, entre el 20 y el 23 de octubre de 2015, soldados gubernamentales arrestaron de forma arbitraria a decenas de personas en las localidades de Luale y Leer, tras lo que les introdujeron esposados en el contenedor, situado en la iglesia.
Asimismo, han descrito cómo escucharon llorar y gritar a los detenidos, que reclamaban salir del contenedor, que no contaba con ventanas o cualquier otra forma de ventilación.
Varios de ellos han apuntado que las autoridades civiles y militares fueron conscientes de la situación, y uno de ellos ha subrayado que vio a un comandante ordenó a varios soldados abrir el contenedor para retirar los cuerpos de cuatro hombres antes de volver a cerrar la puerta.
"Pudimos ver que los que estaban centro no estaban vivos. Lo que vimos fue trágico. El contenedor estaba lleno de gente. Habían caído unos sobre otros y en el suelo. Había mucha gente", ha afirmado uno de los testigos.
Tras ello, los soldados se deshicieron de los cuerpos en dos campos a un kilómetro de Leer. Familiares que fueron posteriormente a la zona dijeron que los cuerpos, dejados al aire, habían empezado a descomponerse y habían sido parcialmente devorados por animales.
"Decenas de personas sufrieron una muerte larga y agónica a manos de las fuerzas de gobierno que debían protegerlas. Estos asesinatos ilegales deben ser investigados y los responsables llevados ante la justicia en procesos justos que no se salden con penas de muerte", ha dicho Fakih.
Por ello, ha reclamado a la Unión Africana (UA) que "dé inmediatamente pasos para establecer el tribunal criminal híbrido contemplado en el acuerdo de paz firmado en agosto de 2015".