Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI pide la liberación "inmediata e incondicional" de los manifestantes detenidos en Hong Kong

Amnistía Internacional ha condenado este miércoles la reacción de las autoridades chinas ante las protestas prodemocráticas de Hong Kong y ha pedido la liberación "inmediata e incondicional" de los manifestantes detenidos.
La actuación de la Policía se ha centrado en China continental, donde han detenido al menos a 20 personas por mostrar su apoyo a los manifestantes de Hong Kong a través de las redes sociales o con acciones de solidaridad como raparse la cabeza. Según AI, otras 60 personas han recibido la "invitación para tomar el té", como se conoce la citación policial en China.
El investigador sobre China de Amnistía Internacional, William Nee, ha explicado que las medidas policiales explican "por qué tantas personas en Hong Kong temen el creciente control que tiene Pekín sobre los asuntos de su ciudad". Hong Kong, excolonia británica desde 1997, disfruta de un régimen especial distinto al del resto de China, donde se aplica la normativa del partido único.
"Las libertades fundamentales que ejercen cientos de miles de personas en Hong Kong siguen negándose a quienes están en China continental", ha explicado Nee, en referencia al modelo 'un país, dos sistemas', que diferencia a Hong Kong del resto de territorios chinos.
DETENCIONES Y CENSURA
La Policía china ha detenido a partidarios de los manifestantes en Pekín, Jiangsu, Guangzhou y Shenzhen. "Las autoridades chinas deben poner en libertad de inmediato a todas las personas detenidas por expresar pacíficamente su apoyo a los manifestantes de Hong Kong", ha exigido el investigador de AI.
Además de la acción directa contra los manifestantes, las autoridades también han censurado distintas redes sociales como Instagram, Weibo o WeChat, para evitar la difusión de fotografías o las quedadas de manifestantes. Nee ha instado a los agentes a "respetar el derecho a la libertad de reunión y de expresión pacíficas".
A pesar de la represión policial, miles de personas siguen congregadas en Hong Kong para expresar su oposición a la decisión de Pekín de elegir a los candidatos que se presentarán a las próximas elecciones de la excolonia. No obstante, tras el fin de semana, los agentes han "adoptado una postura menos agresiva", señala AI.
Los manifestantes habían denunciado el uso de gas lacrimógeno y pulverizadores de pimienta para reducir a los participantes en las protestas. "La policía de Hong Kong debe mostrar moderación en su respuesta a la protesta en curso", ha precisado Nee. "Amnistía Internacional les insta a que no sigan el camino que con tanta frecuencia eligen sus homólogos en China continental", ha concluido.