Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI denuncia "abusos sistemáticos" de los derechos de los trabajadores de uno de los estadios el Mundial de Qatar

La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este jueves que los trabajadores que construyen el Estado Internacional Jalifa de Doha para el Mundial de Fútbol de 2022 han sufrido "abusos sistemáticos", entre ellos ser objeto de trabajos forzosos.
El informe 'El lado feo de un juego bonito: Explotación en una sede del Mundial de Qatar 2022', carga contra la "sorprendente indiferencia" de la FIFA ante "el lamentable tratamiento a los trabajadores inmigrantes".
"El abuso contra trabajadores inmigrantes es una mancha en la conciencia del fútbol mundial. Para jugadores y aficionados, un estadio del Mundial es un lugar para los sueños. Para algunos trabajadores que han hablado con nosotros, es como una pesadilla", ha dicho el secretario general de AI, Salil Shetty.
"Pese a cinco años de promesas, la FIFA ha fallado casi totalmente a la hora de detener que el Mundial sea construido sobre abusos de los Derechos Humanos", ha lamentado, según un comunicado publicado por la organización.
El informe se fundamenta en entrevistas a 132 trabajadores extranjeros de la construcción que participan en las obras en el citado estadio, que será el primero en ser terminado y acogerá una de las semifinales del torneo.
Asimismo, otras 99 personas que trabajan en los espacios verdes de un complejo deportivo ubicado en los alrededores, donde entrenaron en invierno de 2015 equipos como el Bayern Munich, el Everton y el Paris Saint-Germain.
Entre los abusos denunciados figuran los malos alojamientos, el pago de sumas de dinero en sus países de origen para trabajar en las obras, ser engañados por el salario o el tipo de trabajo que realizarían, o no recibir remuneración durante meses.
Además, algunos empleadores no concedieron o renovaron los permisos de residencia, les confiscaron la documentación o fueron amenazados por quejarse sobre las condiciones que sufrían.
"Endeudados, viviendo en alojamientos miserables en el desiertos, recibiendo sueldos nimios, la situación de los trabajadores inmigrantes contrasta con las estrellas futbolísticas que jugarán en el estadio", ha manifestado Shetty.
"Todo lo que los trabajadores quieren son sus derechos: ser pagados a tiempo, abandonar el país si lo necesitan, y ser tratados con dignidad y respeto", ha añadido.
LA 'KAFALA'
Por ello, AI ha recalcado que la 'kafala' (la legislación laboral basada en el patrocinio), que impide a los trabajadores cambiar de empleo o salir del país sin el permiso de sus empleadores, es una de las causas principales de la situación.
En este sentido, ha valorado que las reformas anunciadas por las autoridades a la 'kafala', anunciadas a finales de 2015, "harán poco para alterar la dinámica de poder entre los trabajadores inmigrantes y sus empleadores".
La ONG ha reclamado a los patrocinadores del torneo, como Adidas, Coca-Cola y McDonalds, que presionen a la FIFA para que haga frente a la situación y desvele un plan para evitar nuevos abusos en los proyectos de construcción.
"Acoger la Copa Mundial ha ayudado a Qatar a promocionarse con un destino de élite para algunos de los principales clubes del mundo. Pero el fútbol mundial no puede ignorar los abusos en las instalaciones y estadios en los que se juega", ha recalcado Shetty.
"Si la nueva cúpula de la FIFA es seria acerca de pasar de página, no puede permitir que su evento global por antonomasia se celebre en estadios construidos sobre los abusos a trabajadores inmigrantes", ha remachado.
RESPUESTA DE QATAR
Por su parte, fuentes del Comité Supremo para la Entrega y el Legado de Qatar han asegurado que el informe de AI "pinta un cuadro engañoso", si bien han reconocido que "existen desafíos en las condiciones de los trabajadores".
Así, han asegurado que varias compañías que no cumplían con su normativa han sido expulsadas de sus proyectos, resaltando que sus inspecciones son capaces de detectar los abusos, según ha informado el portal de noticias local Doha News.
"Hay un compromiso con el progreso. Esta Copa Mundial es un catalizador para un cambio positivo", dijo el secretario general del organismo, Hasán al Zawadi, en una entrevista concedida esta misma semana.