Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI lanza una petición para proteger a miles de albinos, víctimas de homicidios, secuestros y mutilaciones

Amnistía Internacional ha lanzado este lunes una petición online para exigir al Gobierno de Malaui que brinde protección a las personas con albinismo y cumpla con sus compromisos internacionales en materia de Derechos Humanos. Miles de albinos viven con miedo a ser secuestrados, asesinados o mutilados en Malaui, donde se comercializan partes de su cuerpo para ser utilizadas en prácticas de brujería.
Desde diciembre de 2014, al menos once personas con albinismo han sido asesinadas en el país, mientras que otras cinco han sido secuestradas y continúan todavía en paradero desconocido, según datos proporcionados por Amnistía Internacional.
Entre las víctimas se encuentra Harry Mokoshini, un niño albino de nueve años de edad, original de Moto, un pueblo de Malaui. El pequeño fue secuestrado por un grupo de hombres en la noche de 26 de febrero, tras amenazar y herir a su madre. Cinco días más tarde se encontró la cabeza del menor en un barrio vecino.
El aumento de los ataques contra estas personas ha llevado a algunas familias a sacar a sus hijos de la escuela o a mudarse a áreas urbanas en busca de seguridad. Solo en 2015 se notificaron 45 delitos contra albinos, incluidos intentos de secuestro y allanamiento de tumbas en busca de huesos de cadáveres.
"Las personas con albinismo han visto gravemente restringido su derecho a la libertad de circulación, ya que muchas de ellas necesitan ir acompañadas de familiares por razones de seguridad", ha advertido el director de Amnistía Internacional en España, Esteban Beltrán.
IMPUNIDAD
A pesar de que el presidente de Malaui, Peter Mutharika, condenó en marzo de 2015 los ataques contra personas con albinismo, instando a la Policía a detener a los culpables y a brindar protección al colectivo, la impunidad por los crímenes perpetrados se mantiene.
Amnistía Internacional ha denunciado en un comunicado que no se ha realizado ninguna detención contra los responsables de la muerte del pequeño Mokoshini, así como de Eunice Phiri. Phiri, una mujer albina de 53 años, fue engañada por su propio hermano para que viajara con otros dos hombres a Zambia, a finales de enero. Poco después, se hallaría su cadáver, con los brazos amputados, en el Parque Nacional de Kasungu (Malaui).
Ante la preocupación por la "insuficiencia" de las investigaciones policiales y la "falta de proporcionalidad" de algunas condenas, Amnistía Internacional ha lanzado una petición en su página web (https://www.es.amnesty.org/actua/acciones/malawi-albinismo-mar16/), con el objetivo de brindar una "protección efectiva y urgente" a las personas con albinismo.