Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AP critica la decisión de Israel de construir 272 nuevas unidades de vivienda en asentamientos

La Presidencia de la Autoridad Palestina ha criticado duramente este martes la recientemente adoptada decisión de Israel de construir 272 nuevas unidades de vivienda en asentamientos judíos en Cisjordania, según ha informado la agencia oficial palestina de noticias, WAFA.
"Cada vez que el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, intensifica sus esfuerzos para impulsar el proceso de paz, Israel intenta destruir estos esfuerzos a través de sus decisiones y sus actividades en los asentamientos", ha dicho el portavoz presidencial, Nabil Abu Rudeineh.
Abu Rudeineh ha cargado además contra el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, por afirmar que los asentamientos judíos en las localidades cisjordanas de Hebrón y Beit El no serán evacuados en el marco de un acuerdo de paz.
En enero de 2013, un equipo de investigadores del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas advirtió de que la política de asentamientos de Israel en los territorios palestinos viola la Cuarta Convención de Ginebra y constituye un crimen de guerra que entraría en la jurisdicción del Tribunal Penal Internacional (TPI).
El equipo de investigación fue aprobado en marzo de 2012 por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU a fin de examinar la política de asentamientos de Israel en Cisjordania y Jerusalén Este. El Gobierno israelí se negó a colaborar con los expertos y se escudó en que el Consejo tiene un enfoque desequilibrado y en que su política de asentamientos en Cisjordania está justificada por la Biblia.
Las Convenciones de Ginebra de 1949 prohíben el traslado de población civil a territorios ocupados y su contravención, recuerda el informe, podría considerarse crimen de guerra y entrar, por tanto, en las competencias del TPI.
Alrededor de 250 asentamientos judíos han sido establecidos en Cisjordania y Jerusalén Este desde su ocupación militar por parte de Israel en 1967, con una población estimada en ellos de 520.000 colonos, según el informe de la ONU. Estos asentamientos impiden a los palestinos el acceso a los recursos hidráulicos y a las tierras para uso agrícola, remacha el documento.