Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AP critica a Netanyahu por sus acusaciones contra Abbas tras el atropello en Jerusalén

La Autoridad Palestina ha criticado este jueves al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, por sus acusaciones contra Mahmud Abbas tras el atropello aparentemente intencionado en Jerusalén, que se saldó con la muerte de un bebé, y ha sostenido que es él el responsable de las actuales tensiones en la ciudad.
El portavoz de Abbas, Nabil Abu Rudeineh, ha dicho, tras subrayar que "lamenta la pérdida de cualquier vida", que "la escalada de tensiones, la incitación y la continuada ocupación de las tierras palestinas son la verdadera razón de la violencia en Palestina y la región".
Así, ha recalcado que "el mundo rechaza la ocupación israelí" y que "muchos países están reconociendo al Estado palestino", al tiempo que ha acusado a Israel de lanzar una campaña de incitación contra Abbas, según ha informado el diario israelí 'The Jerusalem Post'.
Abu Rudeineh ha agregado que "la incitación por parte de Israel es un intento de evitar sus responsabilidades de cara a la legitimidad internacional". "Israel ha perdido los nervios por el reconocimiento internacional a Palestina", ha remachado.
Este mismo jueves, Netanyahu ha criticado a la comunidad internacional por "mostrar debilidad" y no presionar al presidente de la Autoridad Palestina, tras la muerte de un bebé en el atropello, que ha sido descrito como un "atentado terrorista" por Israel y Estados Unidos.
"El ataque de Jerusalén fue apoyado por el líder de la Autoridad Palestina (...) quien aplaude a los asesinos y es cercano a la organización a la que pertenecen los terroristas, Hamás", ha agregado, según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.
El atropello ha sido considerado como un atentado por Israel y Estados Unidos. El responsable del mismo, identificado como Abdel Rahman al Shaludi, circuló durante catorce metros por la vía del tranvía, atropellando a varios pasajeros cuando se bajaban del mismo.
Posteriormente, continuó su camino durante varios cientos de metros antes de empotrar el coche contra un poste, y tras intentar huir a pie, fue tiroteado por los agentes, falleciendo horas después en el hospital.
Abbas advirtió hace dos semanas a Israel contra convertir el conflicto político entre palestinos e israelíes en una guerra religiosa, criticando los últimos ataques contra fieles musulmanes en la Explanada de las Mezquitas.
Por su parte, el portavoz de Hamás Hossam Badran ha subrayado que el suceso "es una respuesta natural a los crímenes de la Ocupación --en referencia a Israel-- y a la invasión de las tierras (palestinas) por parte de los judíos", si bien no ha reclamado la autoría del suceso.
Este tipo de ataques obra de palestinos o árabe-israelíes se producen con relativa frecuencia. El último de ellos se produjo el pasado agosto, cuando un palestino que conducía una grúa en Jerusalén usó su vehículo para chocar contra un autobús, matando a un hombre de 29 años e hiriendo a otras cinco personas. El autor de este ataque fue abatido por un policía.