Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Abadi promete continuar la lucha contra el Estado Islámico tras la oleada de atentados en Irak

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ha prometido este martes continuar la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico, apenas un día después de los atentados perpetrados en un centro comercial de la capital, Bagdad, y otros puntos del país.
En su discurso, Al Abadi ha dicho que los ataques son "un intento desesperado" de la formación extremista tras perder el control de Ramadi, capital de la provincia de Anbar (oeste), según ha informado la cadena de televisión Al Arabiya.
En Bagdad, hombres armados asaltaron el centro comercial Jawaher, ubicado en el distrito chií de Jadida. Los milicianos consiguieron abrirse paso tras el estallido de un coche bomba a la entrada y, una vez dentro, activaron sus chalecos explosivos.
El Estado Islámico se atribuyó el atentado, jactándose de haber golpeado un centro de reunión de "negacionistas paganos". Según los terroristas hay 90 víctimas, mientras que las fuentes de seguridad consultadas han fijado el balance de víctimas en 18 muertos y 40 heridos.
También en Bagdad, al menos siete personas murieron y 15 resultaron heridas cuando un terrorista suicida empotró su coche en una calle comercial del distrito suní de Nahrawan.
Por otra parte, el grupo dijo estar detrás del "doble ataque" perpetrado en un casino de la ciudad de Muqdadiya. Un terrorista se inmoló dentro y cuando comenzaban a llegar las primeras personas para auxiliar a las víctimas estalló un coche bomba aparcado a la entrada.
Al menos 20 personas murieron y 50 sufrieron lesiones por las explosiones en Muqdadiya, según fuentes médicas y de seguridad, unos números que coinciden con las de la organización terrorista, que cifró en 60 los muertos y heridos.
Además, tres personas murieron y ocho resultaron heridas cuando un coche bomba colocado por los yihadistas explotó cerca de un restaurante en la ciudad de Baquba, de acuerdo con fuentes médicas y policiales. Los ataques de este lunes fueron los más letales de los últimos tres meses en Irak.