Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abandonado por sus padres por ser obeso

Las calles de Nanchang, en la provincia oriental china de Jiangxi, son su casa. Xu Zhoulei tiene sólo nueve años, pesa más de cien kilos y mendiga para sobrevivir desde que sus padres lo abandonaron en un hospital al enterarse de que su obesidad era incurable. El hospital llamó a la policía, que incomprensiblemente lo dejó en la calle. Desde el pasado 24 de marzo, un túnel subterráneo hace las veces de hogar. Su peso restringe sus movimientos, lo que le obliga muchas veces a orinarse encima. Zhoulei sólo conoce los nombres de sus padres. No ha dado ningún dato más sobre dónde viven. Los servicios sociales de la ciudad buscan una solución para sacarlo de las calles. FOTO: Quirky China/Iberpress.JNP.