Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los equipos de Abdulá y Ghani inician sus conversaciones sobre la creación de un gobierno de unidad

Los equipos de campaña de los candidatos presidenciales afganos Abdulá Abdulá y Ashraf Ghani han iniciado este martes sus conversaciones, tras el acuerdo alcanzado entre ambos la semana pasada para crear un gobierno de unidad nacional que ponga fin a la crisis electoral abierta tras los últimos comicios.
Ghani ha manifestado que la delegación está integrada por 15 miembros de ambos equipos electorales y, sin dar detalles al respecto, ha afirmado que "se debatirán puntos clave", según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.
El acuerdo, auspiciado por el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, llegó después de que Abdulá, máximo favorito al triunfo final, y Naciones Unidas alcanzaran un consenso para dar inicio a la auditoría de los votos para despejar las acusaciones de fraude formuladas por el candidato.
"La auditoría revivirá la credibilidad del proceso electoral y como resultado de la declaración conjunta de hoy, estamos comprometidos con este proceso y prestaremos nuestra cooperación para que completarlo", aseguró Abdulá durante el anuncio del acuerdo.
Ghani refrendó los comentarios de su rival en las urnas. "Estamos comprometidos a aceptar los resultados y trabajar juntos de cara al futuro. Somos responsables de los votos de los ciudadanos y debemos acelerar los esfuerzos para restaurar la paz y la seguridad en Afganistán", declaró.
Ambos se dieron un plazo de una semana para "trazar el camino de la transición de un gobierno democráticamente electo a otro" basado en los principios que regula la Constitución afgana, como "reflejo de los valores supremos nacionales e islámicos". Por último, expresaron su confianza en que el nuevo presidente "tome posesión oficialmente el cargo a finales de agosto".
Los primeros resultados oficiales, aún parciales, otorgaban la victoria a Ghani con más del 56 por ciento de los votos, mientras que Abdulá habría logrado poco más del 43 por ciento. Sin embargo, Abdulá denunció irregularidades en el proceso y llegó a proclamarse vencedor de las elecciones.
La elección iba a suponer el primer traspaso de poderes democrático en la historia de Afganistán. Ahora, la ONU teme que la disputa entre Abdulá, que cuenta con apoyo principalmente de la minoría tayika, y Ghani, miembro de la mayoría pashtún, pueda incendiar las tensiones étnicas latentes en el país.
Finalmente, Abdulá y Ghani acordaron el 12 de julio la realización de un nuevo recuento bajo supervisión de la ONU y se comprometieron a respetar los resultados finales de la auditoría. Además, se aplazó la fecha de toma de posesión, prevista para el 2 de agosto, para dar margen a la realización del cómputo.