Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abren una investigación rutinaria sobre la muerte del comandante serbobosnio Zdravko Tolimir

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha anunciado este martes que Países Bajos ha abierto una investigación rutinaria sobre la muerte del comandante serbobosnio Zdravko Tolimir, condenado a cadena perpetua por genocidio.
Tolimir murió el lunes por la tarde en las instalaciones penitenciaras de Naciones Unidas en el barrio de Scheveningen, en La Haya. Hace un año le instalaron cuatro 'stent' en el corazón y en su última aparición pública el pasado abril estaba notablemente frágil.
"Las autoridades neerlandesas han abierto una investigación conforme al derecho nacional neerlandés", ha indicado el TPIY en un comunicado, subrayando que se trata de una pesquisa de carácter netamente rutinario, si bien aún no ha trascendido la causa de la muerte.
El antiguo responsable de la Inteligencia militar en el Ejército serbobosnio fue condenado por crímenes internacionales como la matanza de 8.000 hombres y niños musulmanes en Srebrenica en 1995, la peor masacre en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.
Tolimir, de 67 años, fue clave en la campaña de saqueo y asesinato llevada a cabo por algunos dirigentes serbobosnios para forjar un estado serbio dentro de Bosnia. El general rendía cuentas directamente a Ratko Mladic, comandante de las fuerzas serbobosnias juzgado por el TPIY.
"Esta es una grave pérdida no solo para la familia y amigos sino para todo el pueblo serbio", ha defendido, por su parte, el presidente de la República Sprska (la entidad serbia de Bosnia), Milorad Dodik.
Tolimir estaba a la espera de su traslado a una prisión de uno de los países patrocinadores del TPIY. El ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic también falleció bajo custodia del TPIY en 2006, mientras esperaba el veredicto al término de cuatro años de proceso.
Este tribunal internacional 'ad hoc' se creó para juzgar el genocidio, los crímenes de guerra y contra la Humanidad cometidos durante la disolución de Yugoslavia en las guerras que dejaron más de 130.000 muertos en la década de los años 1990.