Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alarma en EEUU por nuevas filtraciones en el pozo de BP en el Golfo de México

BP instaló la semana pasada una enorme campana sobre el orificio por el que fluía crudo al mar. FOTO: APtelecinco.es
La carta pide a BP que notifique al Gobierno cualquier fuga en el plazo de cuatro horas de su detección. Allen ha solicitado también a BP que envíe al Gobierno por escrito un plan para reabrir el pozo de confirmarse que existe una fuga de hidrocarburos cerca de la cabeza del mismo.
BP instaló la semana pasada una enorme campana sobre el orificio por el que fluía crudo al mar y que actúa desde el jueves como una especie de tapón. La empresa realiza desde el jueves pruebas de presión para ver si el pozo está en buen estado.
Allen ha dicho que los niveles de presión son inferiores a lo previsto e indicó que es necesario trabajo adicional para entender los motivos. Mencionó que la actual situación puede obedecer o bien a la disminución de las existencias de crudo en el pozo o bien a potenciales fugas debido a algún daño en la estructura del manantial.
El temor del Gobierno es que el taponado pueda provocar que el petróleo fluya por otros puntos si la estructura del pozo es frágil . BP y el Gobierno tienen la opción de permitir que el petróleo fluya hacia la enorme campana contenedora que ahora actúa como un tapón y que tiene capacidad para recoger hasta 80.000 barriles de crudo, que se transportarían posteriormente a varios barcos en la superficie mediante tuberías.
Las estimaciones oficiales apuntan a que el pozo Macondo ha estado escupiendo entre 35.000 y 60.000 barriles diarios de petróleo al mar desde el accidente del 20 de abril. El derrame en el Golfo de México comenzó el 20 de abril a raíz de la explosión y hundimiento dos días después de una plataforma petrolífera operada por BP. CGS