Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal de Alejandría emitirá el 3 de marzo su veredicto en el caso por el asesinato de Jaled Said

Un tribunal de la localidad Alejandría emitirá el 3 de marzo su veredicto en el juicio contra los dos agentes de Policía acusados del asesinato del joven Jaled Said en junio de 2010, cuya muerte desató una oleada de protestas contra la tortura y fue uno de los catalizadores de la posterior revolución.
Durante la jornada del lunes, el tribunal ha escuchado al abogado de la defensa, Ihab Abdelaziz, quien ha indicado que la muerte de Said fue "un complot sionista para dañar al régimen de (el expresidente Hosni) Mubarak".
Asimismo, ha asegurado que el joven "no fue asesinado, sino que se suicidó tragando un paquete de drogas", repitiendo así una aseveración común vertida por medios cercanos al Gobierno de Mubarak tras el suceso, tal y como ha recordado el diario egipcio 'Al Ahram'.
La repetición del juicio, que se inició en 2013, se ha debido a la apelación presentada por los agentes Mahmud Salá Mahmud y Awad Ismail Soliman contra su condena a siete años de cárcel, emitida el 26 de octubre de 2012 por este mismo tribunal.
Los agentes fueron declarados culpables de encarcelar de forma ilegal y torturar a Said. La familia expresó su sorpresa con la sentencia, de consideró demasiado laxa. Al parecer, los agentes agredieron al joven por estar en posesión de un vídeo que mostraba a varios agentes repartirse droga incautada durante una operación.
La muerte de Said provocó una oleada de protestas tras la publicación de las fotos del cádaver y fue clave en la convocatoria de una manifestación el 25 de junio de 2011 a través del grupo de Facebook 'Todos somos Jaled Said'.
La protesta creció hasta convertirse en masiva y derivó en protestas multitudinarias que finalmente provocaron la caída del Gobierno de Hosni Mubarak. Durante la revolución, la imagen de Said fue estampada en carteles y muros de El Cairo y Alejandría y se convirtió en uno de los iconos de la misma.