Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía Internacional denuncia que el Gobierno nigeriano no haya investigado la masacre de Giwa

La organización Amnistía Internacional ha denunciado este lunes en un comunicado que el Gobierno de Nigeria no haya investigado la matanza de las 640 personas asesinadas hace dos años por el Ejército en la localidad de Giwa.
Según el comunicado, dos años después de que soldados del Ejército nigeriano masacraran al menos a 640 detenidos a los que habían vuelto a capturar tras su fuga, las autoridades no han llevado a cabo una investigación "efectiva, imparcial e independiente".
Amnistía Internacional informa de que los reclusos asesinados, entre los que se incluyen menores de edad, fueron detenidos arbitrariamente en su mayoría en operaciones de control masivas. Los detenidos fueron asesinados cuando trataron de fugarse del cuartel de Maiduguri, en el estado de Borno, el 14 de marzo de 2014, tras un ataque del grupo armado Boko Haram.
"Es indignante que, dos años después de esta terrible masacre, no se haya hecho justicia con las víctimas y sus familiares", ha afirmado el director de Investigación y Trabajo de Incidencia en África de Amnistía Internacional, Netsanet Belay, que ha añadido que al no llevarse a cabo una investigación independiente, nadie ha respondido de los homicidios, lo que refuerza la tradición de impunidad generalizada dentro del Ejército.
En junio de 2015 Amnistía Internacional publicó un documento con información sobre crímenes de guerra y posibles crímenes contra la Humanidad cometidos por las Fuerzas Armadas nigerianas. En su informe, la organización destacaba que el Ejército había ejecutado de manera ilegal al menos a 1.200 personas entre 2012 y 2014. Otras 7.000 personas detenidas murieron de hambre, sed, enfermedad, tortura y falta de asistencia médica bajo custodia militar.
Amnistía Internacional ha denunciado en su escrito que las fuerzas de seguridad nigerianas emplean la tortura y ha pedido al Gobierno de Nigeria que investigue los crímenes y tome medidas que impidan la violación de los Derechos Humanos.
"En los dos años transcurridos desde la masacre de Giwa, ha persistido el patrón de uso injustificado de medios letales por parte de las Fuerzas Armadas sin que se obligue a nadie a rendir cuentas", ha asegurado Netsanet Belay. "De Giwa a Zaria, de norte a sur en la parte oriental del país, ha llegado el momento de romper el círculo vicioso de impunidad en el que está atrapada Nigeria. Y se debería empezar por hacer justicia con los 640 de Giwa", ha insistido.
Para conmemorar el aniversario de esta matanza, Amnistía Internacional ha anunciado que activistas de la organización se congregarán ante las embajadas de Nigeria en todo el mundo para reclamar investigaciones sobre lo ocurrido.