Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía lanza una campaña contra la violencia policial en Brasil antes de los JJOO

La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) ha lanzado este jueves una campaña contra la violencia policial en Brasil, a dos meses del inicio de los Juegos Olímpicos de 2016.
En su informe, ha recalcado que "Brasil está a punto de repetir por los Juegos Olímpicos las graves violaciones de Derechos Humanos cometidas por las fuerzas de seguridad con la excusa de la celebración del Mundial de Fútbol de 2014".
Por ello, la campaña 'No pases olímpicamente' tiene como objetivo poner de relevancia que las autoridades del país "han aplicado las mismas políticas de seguridad mal concebidas que provocaron un gran aumento de los homicidios y las violaciones de Derechos Humanos en 2014".
"Cuando en 2009 se adjudicaron los Juegos Olímpicos de 2016 a Río, las autoridades prometieron mejorar la seguridad para todos. En su lugar, hemos visto desde entonces que la policía ha matado a 2.500 personas en la ciudad sin apenas rendición de cuentas", ha dicho Atila Roque, director de AI Brasil.
"Parece que Brasil ha aprendido muy poco de los grandes errores que cometió durante años en materia de seguridad pública. La política de 'disparar primero y preguntar después' ha convertido a Río de Janeiro en una de las ciudades más letales del planeta", ha agregado.
En este sentido, Roque ha subrayado que "las mal concebidas políticas de seguridad pública que aplica históricamente el país, unidas a los crecientes abusos documentados durante eventos deportivos importantes y a la ausencia de investigaciones efectivas de los abusos contra los Derechos Humanos, son una receta para el desastre."
AI ha recordado que decenas de personas resultaron heridas y cientos fueron detenidas de forma arbitraria durante la represión de las protestas contra la Copa Mundial de 2014 y durante su celebración.
Además, ha resaltado que al menos 580 personas murieron en el estado de Río de Janeiro desde que se dio a la Policía y al Ejército la tarea de "asegurar" las ciudades donde se iba a celebrar la competición.
La ONG ha apuntado además que los homicidios durante operaciones policiales aumentaron un 40 por ciento en 2014, y un año más durante el año siguiente, mientras que cien personas han muerto asesinadas en lo que va de 2016 en Río de Janeiro, la mayoría residentes en 'favelas'.
OPERACIONES EN LAS 'FAVELAS'
De cara a los Juegos Olímpicos, las autoridades han anunciado el despliegue de 65.000 policías y 20.000 soldados, en la que podría ser la mayor operación de seguridad de la historia del país.
AI ha afirmado que el despliegue incluirá operaciones en las 'favelas', recordando que en ocasiones anteriores la situación derivó en "toda una serie de violaciones de los Derechos Humanos que aún no se han investigado y sancionado debidamente".
Así, ha advertido de que las autoridades "no han aprendido las lecciones de la Copa Mundial", advirtiendo de que la entonces presidenta Dilma Rousseff aprobó en marzo una nueva Ley Antiterrorista con una redacción "excesivamente vaga".
Posteriormente, el Gobierno firmó el 10 de mayo la 'Ley General de los Juegos Olímpicos' que, según denuncia AI, "impone nuevas restricciones al derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica en muchas zonas de la ciudad anfitriona".
"Las autoridades brasileñas no sólo están incumpliendo la promesa de crear un lugar seguro para todos como legado olímpico, sino que tampoco están garantizando que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley cumplen las leyes y normas internacionales sobre el uso de la fuerza y de las armas de fuego", ha dicho Roque.
"A dos meses de que se inauguren los Juegos Olímpicos de 2016, aún hay tiempo para implantar medidas que mitiguen el riesgo de violaciones de Derechos Humanos y establecer mecanismos de rendición de cuentas para los responsables de estas violaciones", ha apuntado.
"La comunidad deportiva global se reúne en Río dentro de dos meses y sigue en el aire la pregunta: ¿respetarán y protegerán las autoridades los Derechos Humanos y entregarán el legado prometido de una ciudad y un país seguros para todos?", se ha preguntado.