Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Árabes y nubios pactan una tregua de tres días para poner fin a la violencia tribal

El gobernador de la provincia egipcia de Asuán, en el sur de Egipto, Mustafá Yusri, ha anunciado este lunes un acuerdo para una tregua de tres días entre dos tribus, una árabe y otra nubia, cuyos enfrentamientos han costado la vida a al menos 25 personas en los últimos días.
Yusri ha explicado que el acuerdo entre el clan árabe de Bani Helal y la tribu nubia Daboudiya pactaron el alto el fuego en un encuentro patrocinado por las autoridades, según informa el diario estatal 'Al Ahram'.
El gran imán de la mezquita de Al Azhar, Ahmed el Tayeb, será el responsable de los nuevos contactos para lograr una resolución definitiva del contencioso y el pacto prevé que si se quebranta la paz, la respuesta correrá a cargo de las fuerzas de seguridad.
El origen de la violencia está en los supuestos insultos vertidos sobre una niña de una de las tribus el pasado miércoles. Más tarde también apareció una pintada ofensiva contra el candidato presidencial Abdelfatá al Sisi obra de un árabe en los muros del colegio de la zona.
Los miembros de las tribus se enfrentaron con armas, pero la Policía logró contener la violencia en un primer momento. Sin embargo, los agentes se vieron desbordados el viernes por los miembros de ambas tribus, que emplearon armas de fuego y cócteles molotov. Ya el domingo se reanudaron los combates y murieron otras dos personas.
Los disturbios han sido de tal gravedad que se ha interrumpido el tráfico ferroviario entre El Cairo y Asuán y el gobierno provincial ha ordenado el cierre de 17 colegios y una universidad.
Según un portavoz del Ejército, Ahmed Alí, los Hermanos Musulmanes, grupo islamista al que pertenecía el expresidente Mohamed Mursi, serían los responsables de provocar la violencia entre las dos tribus.