Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arabia Saudí acusa a Irán de no firmar un acuerdo para que sus peregrinos viajen a La Meca

Las autoridades de Arabia Saudí han acusado este jueves al Gobierno de Irán de negarse a firmar un acuerdo para permitir el viaje de sus peregrinos a la localidad de La Meca, después de que Teherán criticara a Riad por la falta de entendimiento.
El Ministerio de Peregrinaciones saudí ha dicho que "Irán ha decidido prohibir a sus propios ciudadanos" realizar la peregrinación, recalcando que "Irán es el único país que se ha negado a firmar el acuerdo, insistiendo en varias condiciones inaceptables".
En este sentido, ha reiterado que da la bienvenida a todos los peregrinos, independientemente de su nacionalidad y secta, agregando que las visitas "deben tener lugar dentro del sistema y guía de las autoridades".
Por último, ha aclarado que las autoridades saudíes "no han impuesto una prohibición a los peregrinos iraníes para que viajen al país", según ha informado el diario local 'Saudi Gazette'.
Horas antes, el ministro de Cultura y Guía Islámica iraní, Ali Jannati, culpó al Gobierno de Riad por la falta de acuerdo. La peregrinación del año pasado estuvo marcada por la muerte de alrededor de 2.000 peregrinos, 464 de ellos de origen iraní, tras una avalancha.
"No hemos llegado a un acuerdo y ahora es demasiado tarde", declaró Jannati, a cargo del Ministerio que supervisa el peregrinaje iraní. "El sabotaje viene del lado saudí", añadió.
TENSIONES DIPLOMÁTICAS
Las complicaciones en las relaciones diplomáticas surgieron a causa del asalto a la Embajada de Arabia Saudí que unos manifestantes iraníes perpetraron tras la ejecución de un clérigo chií en Arabia Saudí, de mayoría suní.
Por su parte la monarquía saudí ve en Irán, de mayoría chií, la principal amenaza para la estabilidad en Oriente Próximo debido al apoyo que la República Islámica muestra hacia las milicias chiíes que, según Riad, han provocado una escalada de violencia.
Miembros del Gobierno de Irán y Arabia Saudí han iniciado conversaciones para solucionar el distanciamiento pero no han logrado progreso alguno. Jannati dijo que "los saudíes no han aceptado las propuestas de seguridad, transporte y visado para los peregrinos iraníes".
Teherán expresó su indignación el año pasado tras la muerte de los peregrinos en el Hajj, una peregrinación que atrajo a dos millones de personas, y los políticos de Teherán han sugerido que Riad ha sido incapaz de gestionar el evento.