Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Argentina denunciará a una imprenta estadounidense en el marco de la Ley Antiterrorista

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha anunciado este jueves que su Gobierno denunciará a una imprenta estadounidense "por alteración del orden económico y financiero", en el marco de la Ley Antiterrorista, tras su decisión de declararse en quiebra.
La imprenta de la estadounidense RR Donnelley, que tiene su planta en Buenos Aires, presentó la semana pasada una solicitud de quiebra ante la justicia, que fue concedido de forma "exprés".
"Estamos ante un verdadero caso de manejo fraudulento y de intento de atemorizar a la población", ha dicho Fernández de Kirchner. Así, ha asegurado que Paul Singer, titular del 'fondo buitre' NML, transfirió parte de sus acciones al fondo de inversión BlackRock, que participa en RR Donnelley.
Por ello, ha manifestado que la quiebra presentada "es fraudulenta", lo que, a su juicio, justifica la aplicación de una denuncia penal, según ha informado la agencia estatal argentina de noticias, Télam.
"Este gobierno jamás impulsará ninguna ley para perseguir a los trabajadores, al pueblo o a la sociedad. Son leyes para proteger a los argentinos", ha apuntado la mandataria argentina.
"Acá hay un proyecto claro de volver a endeudar a Argentina", ha dicho. "Tengamos mucho cuidado. Ningún compatriota puede hacerse el distraído", ha alertado, antes de asegurar que "la historia lo que no perdona son la traiciones". "Puede perdonar las equivocaciones, pero no las traiciones", ha zanjado.
La Ley antiterrorista fue promulgada en el 2011 en medio de fuertes críticas de la oposición y contemplas penas de cárcel para las asociaciones ilícitas que busquen aterrorizar a la población o llevar a las autoridades a realizar un acto o abstenerse de hacerlo.