Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca el juicio contra seis miembros del PCCh acusados de matar a un hombre durante un interrogatorio

El juicio contra los seis miembros del Partido Comunista de China (PCCh) acusados de matar a un hombre en el marco de un interrogatorio por un caso de corrupción ha comenzado hoy en un tribunal de la ciudad de Quzhou, ubicada en el este del país.
Los hechos se remontan al 9 de abril, cuando Yu Qiyi, jefe de ingenieros de una empresa estatal de Wenzhou, murió ahogado después de que los seis funcionarios le introdujeran la cabeza en agua helada varias veces durante un interrogatorio.
Yu estaba siendo investigado por el PCCh, no por las fuerzas de seguridad, por una supuesta una compra de terrenos fraudulenta. "Era un hombre fuerte antes del 'shuanggui', pero cuando murió era un hombre débil", ha dicho su mujer, Wu Qian, al 'Beijing Times'.
El 'shuanggui' es el proceso por el cual el PCCh investiga las violaciones disciplinarias al margen de los cauces normales de la administración de justicia. Ya se han registrado varias muertes repentinas en medio de un 'shuanggui'.
Los abogados de ambas partes han expresado su preocupación por cómo se desarrollará el juicio. La defensa de Yu ha denunciado que ha sido expulsada de la sala durante la primera sesión, mientras que la de los acusados teme una sentencia ejemplar.
Se trata de un caso extremadamente delicado porque es uno de los pocos en los que las autoridades chinas han reconocido abiertamente los métodos empleados por el PCCh contra sus propios miembros en el marco de su anunciada campaña anticorrupción.
El nuevo Gobierno chino ha emprendido una campaña nacional contra la corrupción ante el temor a que los numerosos escándalos acaben por agitar una opinión pública, por lo general, ajena a los movimientos de poder en el PCCh.
El desencadenante fue el caso del ex dirigente del PCCh en la localidad de Chongqing Bo Xilai, que está a la espera de conocer la sentencia por aceptar sobornos, malversar fondos públicos e intentar encubrir el asesinato del empresario británico Neil Heywood.
También contribuyó el reportaje del diario estadounidense 'The New York Times' sobre la fortuna oculta de amigos y familiares del ex primer ministro chino Wen Jiabao en una red de empresas públicas con lazos por todo el mundo.