Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arrestadas ocho personas sospechosas de reclutar gente en nombre del Estado Islámico y el Frente al Nusra

Las fuerzas de seguridad saudíes han arrestado en la localidad de Tamir, ubicada al norte de Riad, a ocho personas sospechosas de reclutar gente para las filas del grupo extremista suní Estado Islámico y el Frente al Nusra, la rama de la organización terrorista Al Qaeda en Siria.
"Estos hombres se reunían en granjas cercanas a la ciudad y eran visitados por jóvenes durante sus encuentros, lo que levantó sospechas entre los residentes, que informaron al Ministerio del Interior", ha dicho el portavoz del Ministerio del Interior, Mansur al Turki.
Así, ha asegurado que los detenidos "convencieron a varios jóvenes para que viajaran a zonas en conflicto en las que operan grupos terroristas", según ha recogido el diario saudí 'Arab News'.
El lunes, un tribunal saudí condenó a 33 años de cárcel a 17 personas por haber participado en diferentes grupos islamistas con los que lucharon en diversos conflictos y establecieron células terroristas dentro de territorio saudí.
Los cargos presentados por el tribunal contra los 17 hombres incluyen abrazar una ideología extremista y compartir la "convicción de que lo que la organización terrorista lleva a cabo, al bombardear, destruir y matar, es la 'yihad' en el nombre de Dios".
Los condenados forman parte de un grupo de 67 detenidos que acumulan diversos delitos como financiación del terrorismo, posesión de armas y munición sin permiso o ayudar a los miembros de organizaciones terroristas.
Las preocupaciones de Riad sobre la presencia de terroristas islamistas en su territorio se han agudizado en los últimos dos años, pues los conflictos de Siria e Irak han provocado que muchos ciudadanos de Arabia Saudí hayan decidido viajar a esos países para luchar y han podido volver como extremistas.
En febrero, el rey Abdulá decretó largas penas de prisión para aquellos que viajaran al extranjero para luchar o que dieran apoyo material o moral a los grupos oficialmente etiquetados como extremistas, incluyendo a Al Qaeda, el Frente al Nusra y el Estado islámico.
El gran muftí de Arabia Saudí, el jeque Abdulaziz al Sheij, ha descrito la ideología de Al Qaeda y del Estado Islámico --anteriormente conocido como Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)-- como el principal enemigo del Islam.
El Estado Islámico proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.