Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asamblea Nacional de Venezuela nombra a los nuevos jueves del Supremo pese a la oposición del 'chavismo'

La Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición, ha juramentado este viernes a los 33 nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en un acto especial celebrado ante medio millar de personas en la plaza Alfredo Sadel, en el este de Caracas, a pesar de que el 'chavismo' ha negado la validez de dichos nombramientos.
"Necesitamos una justicia amarilla, azul y roja, como nuestra bandera, sin partidismos, donde todos seamos iguales ante la ley y no haya venezolanos de primera, segunda y tercera categoría", ha dicho Julio Borges, presidente del órgano legislativo.
De los 33 magistrados, 13 son principales y 20 son suplentes y fueron seleccionados entre 188 candidatos. Han jurado su cargo solamente ante los diputados opositores, ya que los parlamentarios oficialistas no han acudido al acto.
Su nombramiento ha sido desconocido por el Gobierno presidido por Nicolás Maduro y por los magistrados en ejercicio del TSJ, declarados desde este viernes como "usurpadores" por la mayoría opositora de una Asamblea Nacional que ha dejado de reconocer su legitimidad.
Los opositores sostienen que el Tribunal Supremo en ejercicio fue elegido en un proceso "exprés" y sin cumplir con los requisitos constitucionales, antes de la toma de posesión de los diputados elegidos en los comicios parlamentarios de 2015, que dieron la vuelta a la mayoría 'chavista' que hasta entonces había tenido la cámara legislativa.
El Tribunal Supremo en ejercicio, acusado por la oposición de tener un sesgo oficialista, ha declarado que los órganos civiles y militares deben ejecutar las acciones necesarias para enfrentar la "usurpación" de cargos de los 33 jueces designados por la Asamblea Nacional este viernes.
"Estamos en presencia de un delito en flagrancia permanente. Estos ciudadanos no sólo cometieron el delito de usurpación de funciones, sino de traición a la patria", ha dicho Juan José Mendoza, juez del Tribunal Supremo en ejercicio.
Venezuela se encuentra ahora ante dos TSJ: uno reconocido por el oficialismo y otro reconocido por la oposición.
DOS PAÍSES
"El inmenso deterioro del país se debe a la falta de Justicia", ha apuntado el diputado opositor Carlos Berrizbeitia, encargado de evaluar a los postulantes.
"Ninguna democracia puede tener bases sólidas si sus instituciones están al servicio de un gobernante o de un color político", ha añadido Berrizbeitia, entre los vítores de los seguidores opositores.
"Libertad" y "valientes" han gritado el medio millar de personas congregadas en la plaza Alfredo Sadel cuando los nuevos magistrados han subido al escenario preparado por la Asamblea Nacional.
"Esto debía haberse hecho hace año y medio. La Asamblea Nacional guardó las formalidades, pero estamos en un Estado que se ha convertido en un cártel narcotraficante y ha secuestrado para sus fines las instituciones", ha expresado el músico Francisco Escauriza, un opositor presente en el acto de nombramiento de los nuevos jueces.
"La manera de garantizar la legitimidad de estos jueces es haciendo presión en la calle. También con presión internacional. Ahora hay más presión de Europa y Estados Unidos. Va a llegar un momento en el que el oficialismo va a estar acorralado contra la pared y o saltan, y sucede lo que pasó con Sadam Hussein, o negocian", ha añadido el músico.
La Asamblea Nacional ha sesionado entre el sonido de las bocinas de los vehículos que pasaban frente al escenario, activadas en señal de apoyo, y el aplauso de los seguidores opositores congregados.
"Venezuela necesita institucionalidad y la manera espuria en la que fueron elegidos los jueces del Tribunal Supremo hace dos años, sin contar con los requisitos exigidos de ley, configuraba una situación de desinstitucionalización", ha expresado la socióloga Maricruz Fadul.
"Venezuela no puede seguir dividida en dos países. No es sustentable un sistema político o un gobierno con instituciones paralelas. Lo deseable es que nos encaucemos hacia una transición democrática que logre revertir todo el daño causado al país" ha añadido la socióloga.
ASAMBLEA CONSTITUYENTE
El nombramiento se ha producido un día después del "paro cívico" convocado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) --coalición opositora--. Fue seguido por un 85 por ciento de los ciudadanos, ha desvelado el diputado opositor Fredy Guevara, una cifra puesta en duda por el oficialismo, que consideró la huelga un fracaso.
Cinco personas perdieron la vida en las protestas. Dos en el estado de Miranda, dos en Zulia y una en Carabobo.Los manifestantes protestaban contra las elecciones a la Asamblea Constituyente convocadas por el Gobierno para el próximo 30 de julio.
"La Constitución que ya se está preparando y que pretenden dar forma en las elecciones del día 30 se haría a espaldas de la mayoría de los venezolanos. Lo que quiere el oficialismo es instalar un régimen comunista", ha alertado Jonathan Gutiérrez, un abogado, candidato al Tribunal Supremo, mientras asistía al juramento de los nuevos magistrados.