Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ashton y Zarif se reúnen el 1 de septiembre en Bruselas para abordar el programa nuclear iraní

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, y el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, se reunirán el próximo lunes 1 de septiembre en Bruselas para "hablar del programa nuclear de Irán" en el marco de las negociaciones que encabeza en nombre del 5+1, ha confirmado la portavoz de Ashton.
"Asthon se va a reunir con el ministro de Asuntos Exteriores iraní el próximo lunes 1 de septiembre aquí, en Bruselas, para hablar del programa nuclear de Irán", ha confirmado en rueda de prensa, Maja Kocijancic.
El grupo 5+1, que integran Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania, e Irán acordaron a finales de julio darse cuatro meses más para tratar de llegar a un acuerdo definitivo sobre el programa nuclear iraní y tratar de poner fin al contencioso nuclear iraní tras admitir ambas partes que persistían "diferencias significativas".
Los escollos entre ambas partes se han centrado hasta ahora en cuestiones como el número de centrifugadores que podría mantener Irán y el levantamiento de las sanciones, según fuentes diplomáticas.
El Grupo 5+1 e Irán lograron cerrar un acuerdo preliminar a finales de noviembre pasado en Ginebra de seis meses de duración, que se podría prorrogar seis meses más si ambas partes lo aceptan.
En virtud del mismo, el régimen iraní se comprometió a congelar parte de su programa y retroceder en sus partes más polémicas a cambio del levantamiento de algunas sanciones económicas impuestas por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, incluido no enriquecer uranio por encima del 5 por ciento.
El acuerdo definitivo contemplaría que Irán pueda mantener un programa de enriquecimiento de uranio dentro de unos términos pactados y limitados. A cambio, Irán debe despejar todas las dudas sobre la naturaleza exclusivamente pacífica de su programa.