Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Assad hace un llamamiento a la participación tras formalizar su candidatura a las presidenciales

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha hecho este lunes un llamamiento a la participación en las elecciones presidenciales, previstas para el 2 de junio, tras formalizar su candidatura a los comicios.
En unas palabras recogidas por la agencia estatal siria de noticias, SANA, el mandatario ha sostenido que "la alegría expresada por los seguidores de cualquiera de los candidatos ha de ser manifestada a través de la conciencia nacional y la participación en las elecciones".
Asimismo, ha solicitado a la población que "no utilice armas de fuego para expresar su alegría". "Estamos viviendo una atmósfera electoral por primera vez en la historia moderna de Siria", ha remachado.
El Tribunal Supremo de Siria anunció este domingo los nombres de otros cuatro candidatos a las elecciones presidenciales. El presidente del Parlamento, Mohamed Yihad al Laham, indicó que los nuevos candidatos son Omar al Hadad, Samir Ahmad Moalla, Firas Yasin Rajuh y Abdusalam Yusel Salameh.
Estos candidatos se suman a Hasán Abdulá al Nuri y Maher Abdel Hafiz Hajjar, quienes presentaron su candidatura ante el Tribunal Supremo durante la semana.
Para confirmarse la candidatura, los postulantes deberán recibir el respaldo escrito de 35 parlamentarios para que su solicitud no sea rechazada. Cada parlamentario puede dar su respaldo a un único candidato.
Las normas establecidas en la ley electoral están hechas a medida de Al Assad y apenas dejan margen de maniobra para la oposición. Así, un candidato debe tener al menos 40 años y contar únicamente con pasaporte sirio. Sus padres y su pareja, además, deben tener esta nacionalidad.
Además, el aspirante deberá haber vivido de forma ininterrumpida en Siria durante los últimos diez años, aspectos ambos que tumban una hipotética iniciativa de la actual oposición política.