Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki Moon condena la muerte de cinco 'cascos azules' en Malí

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha condenado este domingo la muerte de cinco integrantes de la Misión Multidimensional de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA, por sus siglas en inglés) en una emboscada en el centro del país.
En su comunicado, ha expresado sus "sentidas condolencias" a las familias de las víctimas, agregando que "han muerto por la causa de la paz", reclamando además "una acción rápida para llevar a los responsables ante la justicia".
Asimismo, ha resaltado que el ataque ha tenido lugar en el Día Internacional de los Cascos Azules de la ONU, recordando que "los ataques contra las fuerzas de pacificación podrían equivaler a crímenes de guerra".
Por último, ha recalcado que "la ONU seguirá apoyando la estabilización de Malí y la aplicación del acuerdo de paz", expresando su "apoyo total" a las autoridades del país "en su lucha contra los grupos extremistas".
El ataque ha sido ejecutado contra un convoy de militares de la MINUSMA a 30 kilómetros al este de Sevaré, en la región de Mopti, sin que por el momento ningún grupo se haya atribuido la responsabilidad del ataque.
Los hechos se han producido diez días después de que cinco integrantes de la MINUSMA procedentes de Chad murieran en una emboscada en el norte de la región de Kidal. Hace dos días, cinco militares malienses murieron también, en esta ocasión cerca de la ciudad de Gao.
La MINUSMA y las fuerzas francesas llevan tres años en el norte de Malí, tras intervenir para restablecer el orden después de que varios grupos yihadistas secuestraran un levantamiento independentista tuareg y comenzaran a avanzar hacia el sur del país.
Los milicianos han llevado a cabo una serie de atentados de alto nivel en el último año, principalmente en el norte del país, pero también en países vecinos como Burkina Faso y Costa de Marfil.
El acuerdo de paz firmado el año pasado pretendía llevar la estabilidad a la región, pero los ataques contra la misión de la ONU, el Ejército maliense y los civiles siguen siendo frecuentes.