Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki Moon aplaude el "progreso democrático" en Túnez

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha aplaudido este lunes el "progreso democrático" de Túnez y sus esfuerzos para "reducir las desigualdades sociales y económicas", durante una visita al país magrebí en la que ha mantenido reuniones con las principales autoridades.
Ban ha reconocido durante una rueda de prensa que Túnez ha logrado dar pasos hacia la "estabilidad" y la "prosperidad", a pesar de los "significativos" obstáculos a los que ha tenido que hacer frente desde el final del régimen de Zine el Abidine Ben Alí, en enero de 2011.
Ban, que ha advertido de los riesgos en materia de seguridad, ha reiterado el compromiso de la ONU con las actuales autoridades, con miras a apuntalar a un país que aún "está en transición", según un comunicado de la organización.
Entre los retos pendientes, el máximo responsable de Naciones Unidas ha citado el desempleo, en particular entre los jóvenes --ronda el 25 por ciento--. "Estoy impaciente por que los jóvenes me cuenten en persona sus miedos y el tipo de ayuda o apoyo que necesitan", ha afirmado Ban, que este martes asistirá a una conferencia sobre empleo.
TERRORISMO Y ECONOMÍA
El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, que también participa en este viaje, se ha referido a la situación política de Túnez y a las consecuencias de los últimos ataques terroristas. En 2015, el PIB per cápita descendió un 10 por ciento, mientras que las llegadas de turistas y la inversión extranjera descendieron en una tercera parte.
Sin embargo, "sus fuertes instituciones, la histórica senda de crecimiento y una vibrante sociedad civil nos permiten confiar en que Túnez puede remontar", ha destacado Kim, defensor de una serie de "reformas" en las que el Banco Mundial también se ha ofrecido a "ayudar".