Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban condena los últimos atentados en Islamabad y Sidi, que se han saldado con 41 muertos y 160 heridos

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha condenado este miércoles los últimos atentados en la capital de Pakistán, Islamabad, y la provincia de Baluchistán, que se han saldado con decenas de muertos y más de 150 heridos.
"El secretario general lamenta los últimos atentados terroristas en Pakistán (...) y extiende sus condolencias a las familias de las víctimas y al Gobierno del país", ha indicado su portavoz a través de un comunicado.
El Ejército Unido de Baluchistán, un grupo miliciano separatista paquistaní, ha reclamado la autoría de ambos atentados y ha señalado que han sido ejecutados en respuesta a las operaciones llevadas a cabo en los últimos días por las fuerzas de seguridad en la localidad de Kalat, ubicada en Baluchistán.
"Hemos llevado a cabo el ataque en Islamabad en respuesta a la operación militar contra nosotros y lanzaremos más ataques en otras ciudades", ha subrayado, según ha informado el diario paquistaní 'Dawn'.
El Cuerpo Fronterizo lanzó una operación contra la insurgencia separatista baluche el lunes en Kalat en la que murieron al menos 40 milicianos.
Al menos 24 personas han muerto y 115 han resultado heridas a primera hora del miércoles en un atentado con bomba en un mercado de la capital. De acuerdo con las informaciones ofrecidas por la Policía y recogidas por los medios, la bomba, de unos cinco kilogramos, fue colocada en una caja de verduras y accionada por control remoto.
Apenas un día antes, 17 personas murieron y 45 resultaron heridas en un atentado con bomba contra un tren en la estación de Sibi, en Baluchistán.
Por su parte, el portavoz de Tehrik-i-Taliban Pakistan (TTP), conocido como los talibán paquistaníes, Shahidulá Shahid, ha condenado el atentado en Islamabad y ha lamentado la muerte de civiles, al tiempo que ha dejado claro que su grupo no tiene nada que ver.
En su opinión, podría haber algunas "manos ocultas" detrás de este atentado y del del martes en Sidi, que no querrían ver progresar el proceso de paz iniciado entre el Gobierno y el grupo insurgente.
El atentado se ha producido precisamente justo un día antes de que expire el alto el fuego unilateral declarado por el TTP como gesto de buena voluntad en el marco de las conversaciones que empezaron el pasado febrero.
Según 'Dawn', fuentes de Inteligencia habían alertado tanto a la Policía como al Gobierno la semana pasada de que era posible que hubiera atentados en Islamabad, Peshawar y Quetta obra de milicianos contrarios a las conversaciones de paz.