Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban critica que se ponga en cuarentena a los trabajadores sanitarios que ayudan a combatir el ébola

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha expresado este lunes su "preocupación" por las restricciones que se han impuesto en algunos países y lugares a personas que han viajado a los países afectados por el ébola, en particular al personal sanitario.
En un comunicado, ha considerado que estas restricciones suponen "una presión particular para los trabajadores sanitarios y aquellos que han estado en la línea de frente de la respuesta frente al ébola".
"Los trabajadores sanitarios que regresan son personas excepcionales que se están entregando por la Humanidad. No deberían ser sometidos a restricciones que no están basadas en la ciencia", ha defendido Ban, para quien "aquellos que desarrollan infecciones deberían ser apoyados, no estigmatizados".
Así las cosas, ha reiterado que "el mejor modo de que cualquier país se protejas a sí mismo frente al ébola es detener el brote en su origen, en África Occidental". "Esto requiere un apoyo considerable de trabajadores sanitarios internacionales y a cambio de este apoyo, tenemos la responsabilidad de cuidar de ellos", ha remachado.
Este fin de semana, los estados de Nueva York, Nueva Jersey, Illinois y Florida han impuesto la cuarentena obligatoria para las personas que hayan viajado a Liberia, Guinea o Sierra Leona, los tres países africanos más afectados por el último brote de ébola.
Es el caso de Kaci Hickox, una enfermera que tras regresar de Sierra Leona de trabajar para Médicos Sin Fronteras (MSF) fue puesta en cuarentena forzosa en Nueva Jersey, lo que ha generado gran polémica. Este lunes el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, ha anunciado que finalmente podrá volver a su casa.
La enfermera, que estaba ingresada en un hospital de Newark tras su regreso, se ha quejado del trato recibido y ha anunciado la presentación de una denuncia porque considera el ingreso una violación de sus derechos civiles.