Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban pide a los líderes iraquíes fomentar la cohesión social como fórmula para resolver la actual crisis

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha instado este lunes a los dirigentes iraquíes a fomentar con "valentía" la cohesión social como fórmula para resolver la actual espiral de violencia y a unirse en contra del terrorismo. Ban se ha entrevistado con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, durante su visita oficial a Irak.
"Coincidimos en que los retos que afronta Irak requieren que todos los dirigentes políticos cumplan con sus responsabilidades para garantizar la cohesión social, el diálogo y el progreso ante los obstáculos políticos", ha afirmado Ban, según recoge una nota oficial de la ONU.
Ban ha defendido esta vía como solución a la "muerte sinsentido de mujeres, niños y hombres iraquíes". "El pueblo iraquí espera que sus dirigentes consigan mejoras tangibles y un futuro mejor", ha destacado.
En ese sentido, ha señalado las elecciones legislativas previstas para abril de este año como una "oportunidad" de satisfacer estas demandas legítimas. "Nadie debe quedar atrás", ha afirmado.
En cuanto al contencioso entre el Gobierno central y el Kurdistán iraquí autónomo, Ban ha manifestado su satisfacción por los recientes acuerdos para facilitar la exportación de crudo. "Espero que los dirigentes aprovechen esta oportunidad (...). No hay alternativa a un Irak unido, federal y democrático", ha apostillado.
Ban se encuentra de gira por la región aprovechando su participación en la conferencia de donantes para Siria que se celebrará el miércoles en Kuwait. El objetivo es recaudar 6.500 millones de dólares durante 2014 para ayudar a los desplazados sirios.
Muchos de estos desplazados, unos 220.000, han sido acogidos en Irak y por ello, Ban ha agradecido al Gobierno iraquí su "apoyo general" a los refugiados. La ONU calcula que desde que comenzó la sublevación contra el presidente sirio, Bashar al Assad, más de 100.000 personas han muerto y millones han huido de sus hogares por miedo a la violencia. Dos millones de sirios han sido acogidos en países vecinos.