Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco Mundial advierte de que el impacto visible de la guerra siria "es solo la punta del iceberg"

El Banco Mundial ha alertado de que las consecuencias visibles de la guerra civil en Siria "son solo la punta del iceberg", en base a un estudio en el que ha evaluado el impacto económico y social del conflicto armado a principio de 2017, más allá de las pérdidas en términos humanitarios.
"La guerra de Siria no sólo ha acabado con miles de vidas, ha destruido factores productivos y ha reducido gravemente la conectividad económica, reducido los incentivos para llevar a cabo actividades productivas y roto las redes económicas y sociales, así como las cadenas de suministro", ha dicho el Banco Mundial en el informe.
El texto revela que alrededor de 538.000 empleos se han destruido cada año durante los primeros cuatro años del conflicto armado y que la tasa de desempleo entre los jóvenes ha alcanzado el 78 por ciento.
En cuanto al sistema sanitario, se estima que hay más muertes por la falta de acceso a los servicios médicos que como resultado directo de los combates; mientras que el sistema educativo se ha visto igualmente perjudicado por los daños en las escuelas, así como por el uso de estas instalaciones como bases militares.
Además, la escasez de combustible ha reducido el suministro de electricidad en las principales ciudades de la nación árabe a unas dos horas diarias, por lo que los servicios básicos se han visto afectados.
"La guerra en Siria ha desgarrado el tejido social y económico del país", ha declarado el vicepresidente del Banco Mundial para Oriente Próximo y el Norte de África, Hafez Ghanem. "El número de víctimas es devastador, pero la guerra también está destruyendo las instituciones y los sistemas que las sociedades necesitan para funcionar", ha subrayado.
EL DESAFÍO CRECE
El estudio ha determinado que cuanto más se prolongue el conflicto más persistente será el impacto ya que la recuperación será aún más difícil. "La reparación de la economía será más complicada que la reconstrucción de la infraestructura, un desafío que sólo crecerá a medida que la guerra continúe", ha asegurado Ghanem.
"El hecho de que nueve millones de sirios no estén trabajando tendrá consecuencias mucho tiempo después de que los combates terminen", ha dicho el director regional del Banco Mundial, Saroj Kumar Jha. Además, ha alertado de que "la salida de cinco millones de refugiados, la escolarización inadecuada y la desnutrición que conduce al retraso del crecimiento, causarán un deterioro a largo plazo del activo más valioso (del país): su capital humano".
El estudio también ha llevado a cabo una comparación de las circunstancias actuales con una proyección de cómo Siria se habría desarrollado si no se hubiese estallado la guerra. Según los datos del informe, se calcula que los enfrentamientos han causado una pérdida en el PIB de 198.000 millones de euros, cuatro veces el PIB de 2010.
"Nuestros resultados muestran que, si la guerra terminara este año, la economía recuperaría el 41 por ciento de la brecha con su nivel anterior durante los próximos cuatro años y las pérdidas serían 7,6 veces el valor del PIB antes del conflicto", ha dicho el economista del Banco Mundial y autor principal del informe, Harun Onder.
"Si la guerra continúa hasta el décimo año, en cuatro años desde su final se recuperará menos de un tercio de la brecha y las pérdidas totales ascenderían a 13 veces el PIB de 2010 durante dos décadas", ha advertido la organización internacional.