Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El baile que te puede costar un disgusto (si vives en un país árabe)

El videoclip no puede ser más simple. Una combinación de hip-hop y break dance de los 80 mezclado con ritmos árabes. Pese a su simplicidad (o tal vez gracias a ella), el vídeo y el baile se han convertido en un fenómeno viral como en su día La Macarena o el Gangman Style. Desde su lanzamiento en diciembre de 2015, el clip oficial se ha visto más de 20 millones de veces en Youtube y las imitaciones proliferan por la red. Algunas con consecuencias indeseadas para sus protagonistas.

Acostumbrados a la imagen de rigidez moral de Arabia Saudí, tal vez nos resulte sorprendente saber que el autor del vídeo es un artista de ese país, Majed al-Esa, conocido por combinar la cultura árabe con el estilo occidental. “Barbs”, que así se titula el vídeo, significa “desordenado” en un dialecto de la península arábiga.
Las previsibles críticas de los columnistas conservadores del país de los Saud se han desatado de inmediato: he aquí, dicen, una prueba más de la disolvente influencia occidental. Como era de esperar, quieren que la policía moral detenga de inmediato a los que se entreguen a ese baile “indecente”.
Los pasos del baile que hace furor no empiezan hasta la mitad del vídeo, cuando un joven con zapatillas deportivas rojas nos dice “pon el pie así” y continúa con la instrucción de los pasos de baile.
Fue lo que hicieron dos soldados de Abu Dabi. Se pusieron a bailar el “barbs” vestidos de uniforme y luego subieron su vídeo a las redes sociales. Al Gobierno del emirato no le hizo ninguna gracia. Les llevaron detenidos ante el juez  acusados de deshonrar el uniforme y faltar el respeto a las Fuerza Armadas.