Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barroso y Tusk ven prioritario el fin de la violencia y la intimidación en Ucrania

El primer ministro polaco advierte a Kiev de que la ayuda europea está condicionada al fin de la represión
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barros, y el primer ministro polaco, Donald Turk, han defendido este jueves en Bruselas que la prioridad sobre el terreno en Ucrania es el fin de la violencia e intimidación y facilitar un diálogo político entre el Gobierno, la oposición y la sociedad civil que permita al país salir de la crisis.
Barroso ha dejado claro que la violencia y la intimidación "claramente no son la respuesta" y ha defendido que la UE hará "el máximo" para "animar y facilitar" un diálogo nacional entre las partes y ha garantizado al primer ministro polaco la determinación de la UE de mantenerse implicada para "resolver la crisis en Ucrania" a través de "una vía democrática y pacífica", algo que también trasladó al propio presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, en una llamada telefónica la semana pasada.
El jefe del Ejecutivo comunitario ha admitido que están "muy preocupados" por las informaciones de más de una treintena de desaparecidos sobre el terreno, también por el trato a los periodistas, y ha recordado que la propia Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, escuchó ayer en la plaza de la Independencia de Kiev foco de las manifestaciones "historias espeluznantes".
En todo caso, ha dejado claro que espera que haya investigaciones para aclarar estos puntos y que los responsables "rindan cuentas" y garantizar "que no ocurren de nuevo". "Es muy importante rebajar el conflicto en Ucrania", ha manifestado, precisando que hay contactos tanto con el Gobierno como con la oposición. "Parar la violencia y abrir un proceso politico en Ucrania, esto es la prioridad ahora", ha recalcado.
Barroso ha celebrado la revocación por el Parlamento ucraniano del "paquete de leyes antidemocráticas" que "recortaban las libertades fundamamentales" y ha confiado en que esta decisión se cumpla ahora. También ha manifestado su deseo de esto lleve a "más reformas" y "un diálogo nacional incluyente verdadero" que permita llegar a una solución política que "respete el Estado de Derecho, los Derechos Humanos y la voluntad del pueblo".
ACUERDO, SIGUE SOBRE LA MESA
El jefe del Ejecutivo comunitario ha dejado claro que el acuerdo de asociación y de libre comercio ofrecido a Ucrania "sigue sobre la mesa" pero "no es la cuestión más urgente".
En todo caso, ha insistido en que siguen creyendo que este acuerdo "es la mejor manera" de apoyar las reformas y la modernización en el país y ha puesto el caso de Polonia como ejemplo de lo que "una relación más estrecha con la Unión Europea puede aportar" en términos de crecimiento de la renta per cápita.
Barroso ha insistido en que la UE sigue implicada con Ucrania a través de su asistencia bilateral al país, pero ha dejado claro que "debe servir las necesidades reales del país" y "el objetivo" de promover la asociación política e integración económica.
"Estamos preparados para analizar todas las posibilidades" de asistencia "con los instrumentos relevantes", incluido asistencia del Banco Europeo de Inversiones, técnica y también "de poner en marcha nuestra oferta ya hecha de asistencia macrofinanciera".
Por ello, ha rechazado los argumentos "completamente falsos" que sugieren que los acuerdos de asociación que ofrecen a los socios del Este de Europa "van en detrimento de la economía" de estos países.
"Compete al pueblo ucraniano a través de sus instituciones democráticas decidir lo que tienen que hacer. No estamos compitiendo con nada", ha zanjado, insistiendo no obstante en que "la soberanía" del país debe ser "plenamente respetada".
TUSK LLAMA AL DIÁLOGO
Tusk ha dejado claro que la crisis en Ucrania "debe interpretarse como la determinación de millones de ucranianos de realizar este proyecto" de asociación y ha avisado de que "las autoridades de Kiev tienen que entender que sólo el diálogo dentro de Ucrania llevará a la asistencia" europea, insistiendo en que el fin de la violencia es "una condición sine cuanon" si quieren recibir ayuda europea.
"Estamos todos muy deprimidos por las imágenes desde Kiev", ha recalcado, al tiempo que ha reconocido que hay "muy poco" que la UE y los Estados miembros puedan hacer para "encontrar a la gente desaparecida".
"Europa está lista para ayudar a Ucrania. Estamos listos para un diálogo con las autoridades ucranianoas, pero la condición sine cuanon es parar la represión y la violencia, especialmente la tortura y el secuestro de oponentes políticos. No puede haber duda de esto.", ha insistido el polaco.