Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barroso pide más esfuerzos a los Gobiernos para reducir carga burocrática a pymes y mejorar administración pública

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha reclamado a los Estados miembros más esfuerzos para reducir la carga burocrática a las pequeñas y medidas empresas en la UE y para mejorar la eficacia de sus administraciones públicas.
Barroso ha discutido precisamente este jueves vías para promover el crecimiento y el empleo con el presidente del Grupo de Alto Nivel encargado de asesorar al Ejecutivo comunitario sobre cómo reducir las cargas burocráticas para las empresas y expresidente del Estado de Baviera, Edmund Stoiber, según ha informado la Comisión en un comunicado.
El jefe del Ejecutivo comunitario ha defendido las propuestas emprendidas por la Comisión en los últimos cinco años para reducir la carga burocrática para las empresas a fin de ahorrarles "hasta 32.300 millones de euros al año" pero ha dejado claro que la Comisión y los países deben cooperar de forma "estrecha" para "garantizar que estos ahorros aportan un alivio real a las empresas".
Barroso ha avanzado que "a principios de octubre" presentará "los próximos pasos para garantizar que la legislación de la UE esté en concordancia y para reducir la carga burocrática de las empresas, en especial para las pymes". "Estos esfuerzos son esenciales para la recuperación de Europa y generar más crecimiento y más empleos", ha defendido.
En el mismo comunicado, Stoiber ha considerado "un éxito considerable" que la carga burocrática para las empresas se haya reducido un 26,1% frente al objetivo de la Comisión del 25%, traducido en un ahorro para las empresas de 32.300 millones de euros gracias a medidas promovidas por Bruselas como la facturación electrónica del IVA o la simplificación de las reglas de contabilidad para las pequeñas empresas de un máximo de 50 empleados.
Ha defendido que es "más importante que nunca" que "el impacto burocrático de cada una" de las propuestas normativas de la Comisión examinen y tengan en cuenta esta cuestión y ha instado a los Estados miembros a seguir el ejemplo de la Comisión tras recordar que incluso la Eurocámara ha creado su propia unidad de evaluación de impacto en este sentido.
Stoiber ha criticado "la falta de ambición" en "algunos" de los Estados miembros para reducir la carga burocrática a las empresas porque "no utilizan muchas de las posibilidades para reducir la carga administrativa ofrecidas por la UE".