Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La increíble historia de Beatrice Way: su marido se negó a que le quitaran el soporte vital y se recuperó milagrosamente

La increíble historia de Beatrice Way: a punto de ser desconectada del soporte vital tras una grave enfermedad, se recupera milagrosamenteGtres

Beatrice, de Reino Unido, ha asombrado a los médicos con su recuperación. En seis años, se ha recuperado de un grave accidente cerebrovascular y un ataque al corazón. Los facultativos le dijeron a su marido Alexander que lo mejor era desconectarla del soporte vital que la mantenía con vida, pero él se negó tajantemente. Ahora, la pareja se ha convertido en padres y esperan inspirar a otros con su emotiva historia.

Asombrosa. Así ha sido la recuperación de una mujer de 42 años, de Essex (Reino Unido), quien después de sufrir un accidente cerebrovascular y un ataque al corazón, quedó en coma. Su marido Alexander se negó a que los médicos le desconectaran el soporte vital que la mantenía con vida.
Seis años más tarde, la británica se ha recuperado totalmente e incluso tienen un hijo, en contra de los consejos de los médicos, que se oponían a que Beatrice se quedara embarazada por el riesgo que suponía a su salud.
“Estaba aturdido, enfadado y sentí que estaban terminando con la vida de mi esposa sin considerar un tratamiento adicional. Yo estaba convencido de que se podía hacer más”, cuenta Alexander a Mirror.
“Sin embargo, los doctores insistieron en que Beatrice tenía muy poca respuesta cerebral y que no había manera de que pudiera mejor”, relata el marido, quien pese al pesimista diagnóstico de los facultativos, creyó que lo mejor es que siguiera viviendo. “La petición –de desconectarla- fue seguida por una súplica para considerar la donación de los órganos de Beatrice”, asegura Alexander al citado medio.
Pero tras salir del hospital, la mujer se fue recuperando poco a poco de las consecuencias del accidente cerebrovascular y el ataque al corazón y se sometió a sesiones de rehabilitación. Largos meses de esfuerzo que desembocó en un embarazo, aunque esto podía suponer un grave riesgo para su recuperación.
La pequeña, que nació seis semanas antes de lo previsto, se ha convertido en el motor de la vida de esta pareja: “Cada día es un recordatorio de lo afortunado que somos”, confiesa Beatrice.
Una historia que esperan que inspire a otros en momentos tan duros como el que vivió Beatrice: “Esperemos que nuestra experiencia de a otros la confianza de saber que es posible continuar cuando sus familiares están muy enfermos”.