Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bélgica registrará móviles y ordenadores de refugiados para verificar su identidad y situación

El secretario de Estado belga responsable de Inmigración, Theo Francken, ha anunciado que prepara un proyecto de ley para obligar a los inmigrantes que soliciten asilo en Bélgica a entregar sus teléfonos móviles, ordenadores y otros dispositivos electrónicos, con el objetivo de verificar la veracidad de la identidad y situación que notifiquen a las autoridades.
"Entre el 60 y el 70 por ciento de los demandantes de asilo mienten sobre alguno de los elementos de su identidad, ya sea sobre su nombre, su edad, la ruta que han recorrido o su país de origen", ha asegurado Francken, en declaraciones a la prensa durante una visita a Dinamarca.
El secretario de Estado ha explicado que serán agentes de la Policía en la oficina de extranjería los encargados de realizar el control de los dispositivos, a partir del cual tendrían acceso a mensajes, fotografías e incluso a las redes sociales del inmigrante que acuda a solicitar protección internacional.
Actualmente, el solicitante de protección puede negarse a entregar su teléfono móvil o su ordenador a las autoridades, pero Francken ha indicado que la normativa de la Unión Europea permite a los Estados miembros introducir este control reforzado.
Las normas comunitarias establecen que los Estados miembros pueden imponer a los demandantes la "obligación de cooperar" con las autoridades competentes para establecer su identidad y otros datos relevantes.
Así, el demandante deberá entregar para verificación la documentación que lleve consigo, como el pasaporte, y las autoridades podrán "registrar" al individuo y los "artículos en su posesión", pero deberán hacerlo en "pleno respeto a los principios de la dignidad humana y de la integridad física y psicológica".