Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Berlusconi no saldrá este miércoles del hospital

Con la de este miércoles serán ya cuatro las noches que Berlusconi pasará en el centro sanitario de la capital lombarda, donde se recupera de una rotura parcial del tabique nasal y de dos dientes, así como un profundo corte en el labio.
Este miércoles, como todas las mañanas desde que fue hospitalizado, Berlusconi se ha levantado muy temprano, en torno las 7.00, y ha pedido los periódicos y la revista de prensa que cada día le envía la presidencia de Gobierno. "Ha pasado una noche más agitada que las anteriores, ya que se han agudizado los dolores sobre todo los del cuello debido al fuerte golpe", ha añadido Bonaiuti.
El martes por la tarde, Berlusconi siguió en televisión el programa de debate "Ballaro" y anteriormente había recibido la visita de los futbolistas Clarence Seedorf y Thiago Silva, en representación de la plantilla del Milán, el equipo de fútbol de su propiedad.
Anoche, también recibió la llamada del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien se informó de su estado de salud y le deseo una rápida recuperación.
Respecto a la recomendación de los médicos de estar al menos dos semanas en total reposo, Bonaiuti ha dicho que "no será fácil".
"El presidente es una máquina de trabajo, un volcán que se enciende a las 7 de la mañana y se apaga a las 2 de la madrugada. Pensar en obligarle a estar tranquilo es una trabajo titánico, tendríamos que atarle a la silla", ha explicado.
En un principio, el alta médica del primer ministro iba a producirse a lo largo de este miércoles, aunque "todo dependerá del resultado de los últimos controles".
Berlusconi fue alcanzado en la cara por una réplica en miniatura de la catedral de Milán, que le arrojó Marco Tartaglia, de 42 años y sometido a tratamiento por problemas mentales, tras un mitin en la Plaza del Duomo de Milán. EPF