Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Betancourt asegura que su liberación es "una señal de paz para Colombia"

La política colombiana ha explicado que "podemos lograr la paz si confiamos en nuestras Fuerzas Militares y yo quiero agradecer a cada soldado de Colombia, pues nos están demostrando que la paz si es posible, con inteligencia, con prudencia, con sabiduría (...)"
"Lo que hicieron fue sacarnos a nosotros sin un solo tiro, y creo que eso es una señal de paz para Colombia", ha insistido la ex candidata presidencial con la voz entrecortada.
La política, que ha permanecido secuestrada desde 2002, ha agradecido "a Dios y a los soldados de Colombia" la operación militar de rescate que, según Betancourt, "fue absolutamente impecable".
Al explicar la operativo la es candidata presidencial ha relatado que "nos levantaron a las cinco de la mañana. Nos tuvieron esperando toda la mañana diciéndonos que no sabían lo que iba a pasar, que de pronto nos tendríamos que mover de sitio".
Ya en el helicóptero, el jefe del operativo dijo, según su relato, "somos del Ejército Nacional. Ustedes están libres (...) quiero compartir con ustedes esta emoción (...) ha comentado emocionada Betancourt.
Luchar por la libertad de los secuestrados
La ex candidata ha prometido que desde la libertad luchará por el regreso de todos aquellos que continúan secuestrados. "Con el presidente Sarkozy vamos a seguir luchando por la libertad de los que quedaron cautivos", ha dicho Betancourt, quien ha agregado que espera la liberación se consiga por la vía de la negociación, "pero si no es así, tengamos confianza en nuestras Fuerzas Militares".
Los quince rescatados hoy formaban parte del grupo de cuarenta políticos, extranjeros, policías y militares que las FARC tenían en su poder y que pretendían canjear por unos 500 guerrilleros presos. EPF